Mises Wire

Home | Wire | Un Brexit sin acuerdo: qué sucederá en realidad

Un Brexit sin acuerdo: qué sucederá en realidad

  • GettyImages-1047090724_0.jpg
0 Views

Tags Descentralización y SecesiónEconomía GlobalSistema Legal

Apenas faltan dos meses para la fecha prevista para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, los expertos se están dando cuenta cada vez más de que la perspectiva antes remota de un Brexit sin acuerdo es ahora probablemente el resultado más probable. El nuevo Primer Ministro Boris Johnson basó toda su campaña de liderazgo en una promesa explícita de abandonar la UE el 31 de octubre, ya sea con un acuerdo de retirada recién renegociado o sin ningún acuerdo, y dado que la UE se ha negado repetidamente a volver a la mesa de negociaciones, en este momento no está claro si es posible algún otro resultado que no sea sin acuerdo.

Esto ha llevado a los comentaristas a centrar su atención en la oscura cuestión de qué sucederá si Gran Bretaña abandona la UE el 31 de octubre sin que el Parlamento haya aprobado un acuerdo de retirada. Sin embargo, muchos en los medios de comunicación parecen estar luchando bajo el peso de lealtades conflictivas: su deseo de comunicar los hechos de la situación por un lado, frente a su deseo de persuadir a sus lectores de que el Brexit es malo por otro lado. El resultado ha sido una avalancha de propaganda sin sustancia y escritos opacos, con los hechos concretos sobre el «sin acuerdo» luchando por emerger de un espeso miasma de especulaciones alarmista y denuncias histéricas.

Por lo tanto, si dejamos de lado la tentadora tarea política de especular sobre lo que podría ocurrir en caso de que se produzca un «Brexit sin acuerdo», ¿qué podemos decir con certeza que sucederá? Naturalmente, las complejidades e incertidumbres de toda la situación nos dejan con sólo un pequeño puñado de hechos que se pueden afirmar con certeza, y los siguientes hechos seguramente no serán las únicas consecuencias de un Brexit sin acuerdo. Sin embargo, una vez expuestos estos hechos, se puede dejar que otros artículos, y los propios lectores, juzguen cuáles pueden ser las consecuencias económicas y políticas más distantes.

Instituciones y leyes

Si el Brexit se produce el 31 de octubre sin acuerdo, el Reino Unido perdería inmediatamente su escaño en la Comisión Europea de 28 personas, que es el órgano no electo que ejerce los poderes legislativo y ejecutivo sobre los Estados miembros de la UE.

Gran Bretaña también retiraría a sus 73 miembros de los 751 miembros del Parlamento Europeo elegido públicamente, que puede aprobar, rechazar o sugerir enmiendas a la legislación aprobada por la Comisión, pero que no es capaz de iniciar la legislación.

Gran Bretaña ya no tendría que estar obligada por la legislación actual o futura de la UE. Sin embargo, se espera que el gobierno del Reino Unido adopte la gran mayoría de las leyes de la UE de todos modos, para evitar los «agujeros negros en el libro de leyes de Gran Bretaña».

En caso de que no se llegara a un acuerdo, el Reino Unido también dejaría inmediatamente la jurisdicción de la Corte de Justicia de las Comunidades Europeas, y la función del más alto tribunal de apelación para las causas civiles y penales del Reino Unido se transferiría a la Corte Suprema del Reino Unido.

Sin embargo, el Reino Unido seguiría sujeto a la jurisdicción del controvertido Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que es una organización no perteneciente a la UE.

Comercio

Si hay un Brexit sin acuerdo, el Reino Unido abandonaría inmediatamente el Mercado Único de la UE, lo que significaría que el Reino Unido dejaría de tener garantizada la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas entre el Reino Unido y los países de la UE, así como el puñado de países no pertenecientes a la UE en el Mercado Único (Noruega, Islandia, Liechtenstein).

Abandonar el mercado único significaría también que el Reino Unido ya no tendría que adherirse a las normas uniformes que la UE impone para garantizar la «igualdad de condiciones» en el mercado único. Estas normas se aplican de forma generalizada en los países en los que se imponen, no sólo a las mercancías que realmente se comercializan entre los Estados miembros, y prescriben de todo, desde normas alimentarias hasta el uso de productos químicos, pasando por el horario laboral y los procedimientos de salud y seguridad en el lugar de trabajo, entre otros. Sin embargo, aunque el gobierno del Reino Unido ya no se vería obligado a mantener estas regulaciones, puede decidir hacerlo de todos modos.

Además de abandonar el Mercado Único, un «Brexit sin acuerdo» también provocaría que el Reino Unido abandonara inmediatamente la Unión Aduanera de la UE. Esto significaría que el Reino Unido ya no tendría que aplicar los mismos aranceles y cuotas que otros países de la UE al comerciar con países no pertenecientes a la UE. En otras palabras, el Reino Unido recuperaría la capacidad de establecer independientemente sus propios aranceles y negociar sus propios acuerdos comerciales con otros países, en lugar de estar cubierto por los acuerdos comerciales de la UE.

En resumen, el Reino Unido se movería del interior al exterior del muro comercial de la UE, perdiendo su comercio libre de aranceles con los países de la UE, pero ganando la capacidad de buscar el libre comercio con países no pertenecientes a la UE.

Pagos y subvenciones

Si el Reino Unido abandona la UE sin llegar a un acuerdo, el Gobierno británico ya no estará obligado a seguir pagando su contribución anual al presupuesto de la UE, que oficialmente asciende a unos 19.000 millones de libras esterlinas al año. Sin embargo, desde 1985 el Reino Unido ha recibido una reducción o «reembolso» de su cuota de afiliación, con lo que la cantidad realmente pagada se reduce a unos 15.000 millones de libras esterlinas al año. La razón por la que el Reino Unido recibe este descuento es para compensar el hecho de que las normas y criterios típicos para calcular la cuota de adhesión a la UE estaban penalizando desproporcionadamente al Reino Unido, debido al pequeño sector agrícola británico y a la gran apertura al comercio extracomunitario, en comparación con otros países de la UE.

Dejar a la UE sin un acuerdo significaría también que el Reino Unido dejaría de recibir pagos del presupuesto de la UE. Estos pagos directos de la UE al Reino Unido ascienden a unos 4.000 millones de libras esterlinas al año, y adoptan principalmente la forma de subvenciones agrícolas a los agricultores de las zonas más pobres de Gran Bretaña.

Inmigración

Las consecuencias inmediatas de un Brexit sin acuerdo sobre la inmigración no están del todo claras, y poco puede decirse con certeza, salvo que los ciudadanos de la UE ya no tendrían que tener garantizada la libre circulación en el Reino Unido, y derechos ilimitados a vivir y trabajar allí. El poder de determinar la política de inmigración del Reino Unido volverá al propio Estado británico y, por lo tanto, dicha política estará sujeta a cambios con los caprichos cambiantes de los diferentes gobiernos y primeros ministros.

En diciembre, el gobierno de Theresa May publicó un plan en el que se afirmaba que, en caso de que se produjera un Brexit sin acuerdo, los ciudadanos de la UE que ya vivían en el Reino Unido antes del 29 de marzo de 2019 conservarían los mismos derechos a vivir y trabajar en el Reino Unido que los que habían disfrutado en el marco de la adhesión a la UE, aunque el plan «dificultaría» el traslado de los nuevos inmigrantes al Reino Unido. Sin embargo, en los meses intermedios se ha formado un gobierno completamente nuevo bajo el mando del nuevo Primer Ministro Boris Johnson, y el nuevo Ministro del Interior, Priti Patel, se ha comprometido a poner fin a la libertad de circulación de los ciudadanos de la UE e imponer restricciones fronterizas el primer día de un «Brexit sin acuerdo», aunque los detalles de este nuevo plan siguen siendo poco claros.

La frontera irlandesa

Para la mayoría de los políticos y analistas, la cuestión de la frontera entre Irlanda del Norte (parte del Reino Unido) y la República de Irlanda (parte de la UE) ha sido sin duda la mayor dificultad en todo el proceso Brexit. Debido a numerosos factores, incluida la turbulenta historia de la región, tanto el Reino Unido como la República de Irlanda rechazan enérgicamente la idea de imponer una frontera dura entre la RRI e Irlanda del Norte, incluso en caso de que no haya acuerdo Brexit. Sin embargo, esto crearía un agujero importante en el muro comercial de la UE, así como en los controles de inmigración del Reino Unido después de la salida, permitiendo la libre circulación de mercancías y personas entre la UE y el Reino Unido a lo largo de las 310 millas de la frontera irlandesa. Todavía se desconoce cómo, o incluso si, se resolverá este problema.

George Pickering is a 2018 Mises Institute Research Fellow and a student of economic history at the London School of Economics.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire