Mises Wire

Home | Wire | Regresen Guantánamo a Cuba

Regresen Guantánamo a Cuba

  • guantanamo1.PNG
0 Views

Tags Guerra y Política Exterior

El Imperio de Estados Unidos, que controla gran parte del mundo a través de cientos de bases militares en países extranjeros, a través de regímenes extranjeros dirigidos por títeres nacionales de Estados Unidos, y a través de la dependencia extranjera de la ayuda exterior de Estados Unidos, comenzó en 1898 durante la Guerra Hispanoamericana. Fue esa guerra la que permitió al Imperio adquirir su dominio imperialista en Cuba, conocido como Bahía de Guantánamo, que ahora es la principal prisión internacional de detención indefinida, centro de tortura y sistema judicial canguro del Imperio.

Los últimos años del siglo XIX fueron una época de imperios mundiales. Gran Bretaña, Francia, España y otros eran imperios que poseían y a menudo controlaban brutalmente a la gente en colonias lejanas. Aunque la Constitución de Estados Unidos había llamado a la existencia de una república de gobierno limitado, para cuando llegó la última parte del siglo XIX, muchos estadounidenses habían sido arrastrados por el fervor pro-imperio, debido en gran parte al movimiento Progresista, que también estaba influenciando a Estados Unidos para que abrazara el movimiento mundial hacia el socialismo y el intervencionismo. La idea progresista era que para que Estados Unidos se convirtiera en una gran nación, necesitaba convertirse en un imperio, al igual que otros imperios.

En 1898, Cuba y otras posesiones del Imperio Español luchaban por su libertad e independencia. Como en esa época los funcionarios de Estados Unidos seguían cumpliendo el requisito de la declaración de guerra de la Constitución, el presidente William McKinley buscó y obtuvo una declaración de guerra contra España, con el objetivo ostensible de ayudar a las colonias españolas a ganar su libertad e independencia.

Era una mentira y una doble cruz de los que luchaban por su libertad e independencia. De hecho, el objetivo real era reemplazar al Imperio Español derrotándolo y tomando posesión y control de sus colonias, con el fin de hacer grande a América convirtiéndola en un imperio.

Al ganar la guerra, Estados Unidos tomó el control de Cuba, Filipinas, Guam y Puerto Rico. Los filipinos siguieron luchando, esta vez contra el nuevo imperio del mundo, los Estados Unidos. Para un buen relato de esa guerra y de lo que le hizo a los valores estadounidenses, véase «America's Other Original Sin» de Andrew J. Bacevich, que apareció esta semana en el periódico American Conservative.

Los cubanos, por otro lado, se rindieron al poder de Estados Unidos. Como parte de su victoria, el nuevo imperio estadounidense obligó a los funcionarios cubanos a firmar un contrato de arrendamiento que le otorgó al imperio un contrato de arrendamiento perpetuo de la propiedad de 45 millas cuadradas conocida como Bahía de Guantánamo.

El contrato de arrendamiento preveía el pago de 2.000 dólares anuales en monedas de oro. Después de que el presidente Franklin Roosevelt nacionalizara el oro en Estados Unidos, en 1934 los funcionarios estadounidenses obligaron a los cubanos a aceptar una modificación del contrato de arrendamiento que permitía al Imperio pagarle a Cuba 4.000 dólares en papel moneda estadounidense, una cantidad que, huelga decir, ha disminuido significativamente en valor a lo largo de las décadas debido a las políticas financieras inflacionarias del Imperio.

Los cubanos no cobran los cheques que el Imperio les envía porque su posición es que el contrato de arrendamiento no es válido de todos modos.

Desde el punto de vista jurídico, los cubanos tienen razón. Desde que los contratos de arrendamiento de Guantánamo se hicieron bajo condiciones de fuerza, fraude y coacción, han sido nulos y sin efecto desde su inicio. Además, dado que los contratos de arrendamiento no prevén una fecha de vencimiento fija, eso también los hace nulos y sin efecto en virtud de la ley.

Por supuesto, sin embargo, la ley es irrelevante. Todo lo que importa es la fuerza. Como el Imperio de Estados Unidos es mucho más poderoso que el Imperio Español, no hay absolutamente nada que los cubanos puedan hacer para recuperar su propiedad.

Más allá de la ilegalidad del control de Guantánamo por parte del imperio estadounidense, los estadounidenses necesitan hacer una pregunta de importancia crítica: ¿Qué negocio tiene el gobierno de Estados Unidos para poseer y operar un puesto militar imperialista en un país extranjero? Estados Unidos fue fundado como una república de gobierno limitado, no como un imperio.

Además, se ha demostrado que los progresistas están equivocados al afirmar que el camino hacia la grandeza nacional está en el imperio. Es exactamente lo contrario. Un imperio debilita, corrompe y, en última instancia, destruye a una nación, no sólo a través de los gastos fuera de control y la deuda que se requieren para sostenerla, sino también a través de la degradación moral que viene con el control forzoso y la brutalidad de las personas en tierras lejanas.

Después de todo, miren la mancha de inmoralidad que el sistema de seguridad nacional de Estados Unidos —es decir, el Pentágono y la CIA— ha traído a nuestra nación debido a la Bahía de Guantánamo. ¿Cómo puede considerarse una nación cuyo gobierno establece una prisión de detención indefinida, un centro de tortura y un sistema judicial canguro en un puesto de avanzada imperialista en el extranjero, con la intención expresa de evitar la Constitución y el Tribunal Supremo, como una gran nación? Ese es el tipo de cosas que hacen las naciones totalitarias, no las grandes.

Es hora de desmantelar el Imperio de los Estados Unidos y restaurar nuestro principio fundador de una república de gobierno limitado en los Estados Unidos. Un buen punto de partida sería devolver la Bahía de Guantánamo a Cuba, seguido de la terminación de toda la ayuda exterior, el cierre de todas las bases militares extranjeras y el fin de las operaciones de cambio de régimen en todo el mundo.

Jacob G. Hornberger is founder and president of The Future of Freedom Foundation.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire