Mises Wire

Home | Wire | Nuevo estudio descubre que un modesto impuesto al carbono dañaría a toda la humanidad para dos generaciones

Nuevo estudio descubre que un modesto impuesto al carbono dañaría a toda la humanidad para dos generaciones

  • pollution_smoke_environment_smog_industry_factory_toxic_environmental-1370585.jpg
0 Views

Tags El Medio AmbienteImpuestos y GastoIntervencionismo

Uno de los temas principales de mis escritos sobre el cambio climático en la IER ha sido advertir al público que la «ciencia del consenso» que están escuchando de los medios de comunicación, los expertos y ciertas figuras políticas está totalmente divorciada de la literatura publicada, especialmente cuando se trata del análisis económico de la política del Estado. Un nuevo y vanguardista paper de trabajo de algunos economistas de renombre, entre ellos Laurence Kotlikoff y Jeffrey Sachs, confirma mi punto de vista.

En este caso, he aquí el hecho chocante con el que su periódico trata de lidiar: incluso con un impuesto al carbono relativamente modesto, el aumento de los precios de la energía es tan doloroso que inunda los beneficios de un cambio climático más lento, y esto es cierto para nuestros hijos y nietos. Sólo cuando lleguemos a nuestros bisnietos, la humanidad en la red comenzará a beneficiarse de un modesto impuesto al carbono que se ha introducido hoy. Así que la próxima vez que escuches a alguien decir: «Tenemos que tomar medidas enérgicas sobre el clima para las generaciones futuras», puedes aclarar: «En realidad, tus propuestas perjudicarían a las próximas dos generaciones futuras». Quieres hacernos daño a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros nietos, para ayudar a nuestros bisnietos y más allá, que serán fantásticamente ricos en comparación con nosotros, por cierto».

El artículo de Kotlikoff et al. es bastante técnico, así que resumiré los puntos para llevar para una audiencia no especializada. También dedicaré tiempo al final del artículo para explicar cuál es la solución que proponen para este espinoso problema. Para evitar confusiones, quiero ser claro: Los autores de este nuevo artículo están a favor de un (modesto) impuesto al carbono. Pero advierten que la discusión actual, incluso entre los economistas, tiende a mirar «lo que es mejor para la humanidad desde ahora hasta el fin de los tiempos», en lugar de verificar para asegurarse de que cada generación se beneficie de una nueva política climática. Como veremos, Kotlikoff et al. sugieren una transferencia fiscal masiva que permite a las generaciones actuales acumular una enorme (adicional) deuda del Estado que nuestros descendientes deben pagar efectivamente con impuestos más altos, con el fin de compensar a sus antepasados por haber sufrido el aumento de los precios de la energía debido a un impuesto al carbono.

El objetivo de mi artículo no es respaldar la recomendación general de Kotlikoff et al.; junto con los científicos climáticos de Cato, he publicado una crítica exhaustiva del caso habitual de los economistas en favor de un impuesto al carbono. Más bien, al resaltar la vanguardia en el desarrollo de la literatura sobre impuestos al carbono, quiero que los lectores vean cuán distante es la discusión real entre los expertos de los alegatos sobre «nos quedan 12 años para salvar a nuestros hijos» que escuchamos de los expertos y de los funcionarios políticos.

Cómo un impuesto al carbono «óptimo» puede castigar a la tercera generación

Para preparar el escenario de mi interpretación, vamos a citar primero la propia descripción de los resultados de los autores. (Nota: los lectores que no tienen acceso a través del enlace NBER de arriba también pueden ver una versión del artículo publicada en el sitio web de Kotlikoff) El título de la ponencia es, «HACIENDO QUE LA FISCALIDAD DEL CARBONO GANE UNA GANANADA GENERATIVA». Aquí hay un extracto del resumen:

Los impuestos al carbono han sido estudiados principalmente en modelos de planificador social o de agentes infinitamente vividos, que compensan el bienestar de las generaciones futuras y actuales. Tales marcos oscurecen el potencial de los impuestos sobre el carbono para producir un beneficio mutuo generacional. Este documento desarrolla un modelo OLG (Overlapping Generations – rpm) a gran escala y dinámico de 55 períodos para calcular la política de impuestos sobre el carbono que proporciona la mayor ganancia de bienestar uniforme para todas las generaciones. El marco de trabajo de OLG, con sus generaciones egoístas, parece mucho más natural para estudiar el daño climático. Nuestro modelo incluye carbón, petróleo y gas, cada uno extraído sujeto a costos crecientes, un sector de energía limpia, cambios técnicos y demográficos, y las funciones de temperatura y daños de Nordhaus (2017). El impuesto sobre el carbono de nuestro modelo de aumento uniforme y óptimo del bienestar (UWI, por sus siglas en inglés) comienza con un impuesto de 30 dólares, aumenta anualmente en un 1,5% y eleva el bienestar de todas las generaciones actuales y futuras en un 0,73% sobre una base equivalente al consumo. Sin embargo, compartir las ganancias de eficiencia de manera equitativa requiere gravar a las generaciones futuras hasta en un 8,1% y subsidiar a las primeras generaciones hasta en un 1,2% del consumo de toda la vida. Sin tal redistribución (el Nordhaus «óptimo»), el impuesto al carbono constituye una política de ganancias y pérdidas, ya que las generaciones actuales experimentan hasta un 0,84% de pérdida de bienestar y las generaciones futuras experimentan hasta un 7,54% de ganancia de bienestar. [Kotlikoff et al., en negrita añadida]

Aunque me doy cuenta de que es un lenguaje técnico difícil de analizar para el lego, esto es lo que dicen los autores: Si tomamos el «patrón oro» (su término más adelante) en esta literatura y usamos la calibración del modelo Nordhaus 2017, recomendará un «impuesto óptimo al carbono» que equilibre correctamente –según la teoría económica estándar y las mejores estimaciones de la investigación de la ciencia del clima– el equilibrio entre la reducción de emisiones y el daño al crecimiento económico.

Sin embargo –y esto es una gran advertencia– el enfoque de Nordhaus asume que hay un «planificador social» benévolo y global que agrupa a toda la humanidad, y que sólo permite un descuento técnico sobre la felicidad de las generaciones futuras de acuerdo con la teoría económica estándar.

En la práctica, los autores señalan que el «impuesto óptimo al carbono» de Nordhaus significaría que las personas que viven o nacen hoy en día y en un futuro próximo se verán perjudicadas en la red por la política, ya que sufrirán un mayor daño económico debido al aumento de los precios de la energía que los daños causados por la reducción de las emisiones en el cambio climático. Sólo cuando tengamos varias generaciones en el futuro, el «impuesto óptimo sobre el carbono» de Nordhaus comenzará a mejorar la situación de los seres humanos, en comparación con el statu quo.

Este es un punto crítico para que los estadounidenses se den cuenta. Constantemente se les acosa de que si «cuidaran de sus hijos» apoyarían un gran impuesto al carbono y otras intervenciones agresivas. Pero vemos que esto no es cierto: si adoptamos incluso un modesto impuesto al carbono –uno que todavía permite un calentamiento de 4 grados centígrados (más del doble de los 1,5 grados que actualmente promocionan los activistas climáticos como objetivo necesario), según los autores (p. 22),1 entonces nos estamos perjudicando a nosotros mismos, a nuestros hijos y a nuestros nietos, en relación con la línea de base de «no hacer nada». Sólo nuestros bisnietos, que (en promedio) van a ser fantásticamente ricos en comparación con nosotros, empezarán a cosechar beneficios netos incluso de esta modesta reducción en el camino de las emisiones.

Lo específico

El punto general de este nuevo paper ya se ha hecho antes; yo mismo he señalado con frecuencia a las audiencias que todo el enfoque del cambio climático implica hacer que las personas relativamente pobres (es decir, nosotros) sean aún más pobres, con el fin de beneficiar a las personas relativamente ricas (es decir, a las generaciones futuras). Sin embargo, el beneficio del documento de Kotlikoff et al. es que cuantifican exactamente cuánto gana o pierde cada generación bajo la última calibración Nordhaus, tomando su modelo (ganador del Premio Nobel) y cambiando lo menos posible para hacer sus cálculos. Además, dado que Jeffrey Sachs (uno de los coautores) es un prominente defensor de la «acción contra el cambio climático», el escéptico de afuera puede estar seguro de que estos resultados son genuinos y no el resultado de un sesgo o de la desinformación.

Aquí hay algunos resultados específicos de su modelo, que he adaptado de una de sus tablas:

Screen-Shot-2019-06-17-at-1.14.06-PM.png
 

Fuente: Kotlikoff et al., Tabla 3 (p. 27).

 

En la tabla, he destacado las filas correspondientes a las personas que nacieron 15 años antes de que se implemente el impuesto al carbono Nordhaus, hasta el final a través de las personas que nacieron 35 años después. Este grupo de seres humanos puede resumirse más o menos como los «hijos y nietos» de los adultos que toman la decisión de seguir adelante e instalar el impuesto al carbono.

Como indica el lado derecho de la tabla, todo este segmento de la humanidad, que abarca las próximas dos generaciones, se ve afectado en su totalidad por el impuesto al carbono. Es decir, el daño económico resultante de la penalización de los combustibles fósiles perjudica a los hijos y nietos más de lo que ganan con la mitigación del cambio climático durante su vida, en relación con lo que habría ocurrido si se hubiera hecho como de costumbre.

Según las simulaciones de los autores, sólo cuando se llega a la gente que nace 45 años después de la implementación del impuesto al carbono –muchos de los cuales serían los bisnietos de los adultos que apoyaron el impuesto décadas atrás– la humanidad comienza a cosechar beneficios netos de todo el esquema. Es sólo a partir de este momento que la diferencia acumulada en el cambio climático es lo suficientemente grande como para compensar los mayores precios de la energía creados por el impuesto al carbono.

En las dos últimas filas de la tabla, he mostrado lo que sucede 100 años y 200 años después: Vemos que las personas nacidas en estos momentos experimentan una ganancia neta de 4,56% y 7,50% en «bienestar» (el término técnico-económico en el documento), respectivamente.

(Una nota parentética para los puristas, para que nadie me acuse de escarnio: también he incluido en la parte superior de la tabla los resultados de las personas que nacieron décadas antes del impuesto al carbono. Los autores informan que estas personas también ganan, porque poseen reservas de carbón, petróleo y gas natural, y por lo tanto se benefician de los mayores precios de la energía. Sin embargo, esto parece ser un error en el razonamiento económico. Sí, un impuesto sobre las emisiones elevará el precio de la energía, pero eso difícilmente ayuda a los propietarios del carbón; por eso la gente acusa a ciertas compañías energéticas de presionar contra los impuestos sobre el carbono. He enviado un correo electrónico a los autores del artículo para su aclaración).

Dando sentido a los resultados

He aquí una intuición (de mi parte, no de los autores) para ayudar al lector a comprender el panorama general: Supongamos que el modelo Nordhaus de los daños causados por las emisiones y el cambio climático fuera básicamente correcto, y que los economistas ambientales recomendaran un impuesto al carbono de alrededor de 30 dólares por tonelada que se incrementaría de manera constante con el tiempo.

Pero luego los ingenieros descubren una nueva técnica que eventualmente les permitirá eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera de manera muy fácil y barata, a partir del año 2060. En otras palabras, supongamos que de repente nos damos cuenta de que sólo importarán los daños causados por el cambio climático que ocurran entre ahora y el año 2060, porque después los científicos podrán calibrar muy fácilmente las concentraciones atmosféricas de CO2, de forma muy parecida a como se hace con el termostato en un hogar.

En este experimento de pensamiento, ¿qué pasaría con el «impuesto óptimo al carbono»? Obviamente colapsaría a alrededor de $0/tonelada (con las otras opciones de parámetros de Nordhaus para su modelo). El punto principal de la humanidad que frenó las emisiones fue el flujo de daños evitados por el cambio climático que se producirían en la humanidad después de 2060. La raza humana estaría efectivamente haciendo una gran inversión inicial durante varias décadas, con el fin de comenzar a cosechar los frutos.

Esta intuición es la que han cuantificado los autores del nuevo estudio NBER, que se muestra en la tabla anterior. Están mostrando que cuando se toma el modelo líder en la literatura (es decir, Nordhaus con su calibración de 2017), y luego se descompone la «humanidad» en grupos discretos que nacen en años diferentes, resulta que el costoso proyecto de inversión no comienza a cosechar dividendos netos hasta 45 años después de que se inicia.

Lo curioso de la política de cambio climático es que se está pidiendo a la generación actual, a la siguiente y a la tercera generación que reduzcan su nivel de vida, a fin de beneficiar a nuestros bisnietos y a sus descendientes. Por cierto, esta es la razón por la que el debate aparentemente arcano sobre la «tasa de descuento» adecuada para el análisis del cambio climático es tan crucial: los costes de un impuesto sobre el carbono se concentran en las primeras décadas, mientras que los beneficios aparentes se extienden en un futuro lejano.

«¿Pero qué hay de los niños (bisnietos)?»

La respuesta obvia a mi razonamiento anterior es decir: «Está bien, claro, a la generación actual –y supongo que a las dos siguientes también– se les pide que hagan sacrificios por nuestros descendientes lejanos. ¿Pero no es eso lo que hay que hacer de forma responsable? No queremos cargar a nuestros bisnietos y más allá con un mundo inhabitable».

Pero una vez más, este tipo de lenguaje no está respaldado por el «patrón oro» (el término utilizado por Jeffrey Sachs et al. en su artículo) que modela los daños del cambio climático. Mire de nuevo en las dos últimas filas de la tabla de arriba. El «impuesto óptimo al carbono» aumenta el bienestar (está bien pensar en él en términos de «ingresos reales de por vida») de las personas que nacen 100 años más tarde en un 4,56%, y de las personas que nacen 200 años más tarde en un 7,50%.

Pero espera un segundo. Si no tuviéramos que preocuparnos por el cambio climático, presumiblemente habría un crecimiento económico estándar en promedio, durante los próximos dos siglos. Seamos conservadores y digamos que el ingreso real per cápita crecería 1% por año, sin preocuparnos por el cambio climático. Eso significa que las personas en 100 años tendrían un nivel de vida un 170% más alto que el nuestro, mientras que en 200 años tendrían un nivel de vida un 630% más alto. Entonces, si fueran devastados por el cambio climático sin control -porque egoístamente nos negamos a dañar nuestro propio y estrecho interés al restringir las emisiones- la gente en 100 años «sólo» tendría un estilo de vida alrededor de un 160% más rico que el nuestro, mientras que la gente en 200 años «sólo» tendría un estilo de vida «sólo» un 580% más rico que el nuestro.

Propuesta de solución de la deuda del et al. de Kotlikoff.

Este post ya es largo, así que permítanme explicar muy brevemente la propuesta real en el documento de Kotlikoff et al. Dado que el «impuesto óptimo al carbono» de Nordhaus perjudicaría a las primeras generaciones para beneficiar a las generaciones lejanas, los autores proponen utilizar la política fiscal para transferir eficazmente la riqueza de las generaciones futuras a las actuales.

En otras palabras, proponen dar la vuelta a los debates fiscales habituales: Cuando la gente suele hablar de nuestra necesidad de «dejar de tener déficit a expensas de nuestros hijos y nietos», Kotlikoff et al. dicen que eso es exactamente lo que debemos hacer, para compensarnos por el dolor que estamos sufriendo al implementar un nuevo impuesto al carbono. (Por cierto, esta discusión no tiene nada que ver con el uso de los recibos de impuestos sobre el carbono para compensar otros impuestos, como los autores dejan claro en la página 7)

Este giro en su documento es otra de las razones por las que me fascinó tanto el artículo, ya que participé en un gran debate entre economistas sobre si tiene sentido decir que la deuda pública podría «cargar a las generaciones futuras». (Mis aliados y yo dijimos «sí», mientras que Paul Krugman y Dean Baker dijeron «no». Vea mi artículo aquí o una conferencia en PowerPoint aquí) Así que fue interesante ver a Jeffrey Sachs y otros implícitamente arrojar a Krugman bajo el autobús, de una manera doble: (1) Podemos empobrecer a las generaciones futuras aumentando la deuda del gobierno, muchas gracias, y quizás deberíamos hacerlo, porque (2) un impuesto al carbono impondrá grandes daños netos a la humanidad durante las próximas décadas. (En caso de que los lectores se pierdan mi chiste, Krugman también niega, que un impuesto al carbono será doloroso).

«Ah», el lector inteligente puede decir ahora, «usted nos había estado haciendo creer que un impuesto al carbono era una mala idea. ¡Pero Kotlikoff et al. han encontrado una forma de salvarlo! ¡Ganar-ganar para todos!»

Pero espera un segundo. ¿Sabes lo grande que es una «transferencia fiscal» para que las primeras generaciones se compensen a sí mismas por el planeta más frío que están entregando al futuro? Según el estudio: «Elt amaño de la relación entre la deuda y el PIB que se requiere para lograr una situación en la que todos salgan ganando es significativo[para los parámetros de incumplimiento de Nordhaus]. La relación entre la deuda y el PIB [del programa de transferencias compensatorias] es de 0,52 en el año 50, 0,78 en el año 100, 0,82 en el año 200, 0,70 en el año 1000, estabilizándose en 0,48 a largo plazo....». (p. 25).

Esto es chocante. Y para ser claros, esto es dejar de lado la otra deuda del Estado. Lo que los autores están diciendo es que nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos deberíamos recortarnos mucho los impuestos, dejando que la deuda del gobierno aumente a un 52 por ciento adicional del PIB medio siglo después del impuesto, y dársela a nuestros herederos, quienes serán cargados con un gran aumento de impuestos para pagar esta carga extra de la deuda del Tesoro.

Tomando prestada una línea de Al Gore, esto me parece un»esquema arriesgado».

Conclusión

El público está siendo enormemente engañado acerca de la economía de la política de cambio climático. Es cierto que muchos economistas prestigiosos apoyan un modesto impuesto al carbono, pero sus recomendaciones permitirían un calentamiento mucho mayor que los objetivos populares de la ONU, que se han convertido en la norma en las discusiones de política con poca explicación.

Además, incluso utilizando proyecciones bastante pesimistas, las generaciones futuras serán mucho más ricas que nosotros, con o sin acciones gubernamentales sobre el cambio climático. Y como revela un ingenioso documento de trabajo de Laurence Kotlikoff y Jeffrey Sachs (entre otros), incluso un modesto impuesto al carbono nos causará daños netos a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros nietos. Es sólo cuando llegamos a la cuarta generación que el «impuesto óptimo al carbono» de la literatura comienza a producir más beneficios sobre el cambio climático de los que causa en el daño económico.

Aquellos que tienen la formación necesaria para leer y analizar la literatura sobre la economía del cambio climático pueden apreciar lo horrible que es la presentación de informes y la típica discusión sobre «política». Es casi como si los expertos autoproclamados fueran negadores de la ciencia.

En cualquier caso, los que se oponen a un impuesto sobre el carbono pueden ahora adoptar el eslogan: «¡Hazlo por los niños!»

 

Publicado originalmente en el Institute for Energy Research

  • 1. Una de las razones por las que me ha gustado mucho este trabajo es que los autores son refrescantemente francos. Por ejemplo, en la nota 24 (p. 22) reconocen que el «impuesto óptimo sobre el carbono» delmodelo de Nordhaus no está cerca de alcanzar los populares objetivos de la ONU: «La razón crucial del aumento relativamente grande de la temperatura permitido por la política óptima en comparación, por ejemplo, con el acuerdo de París, que prometió limitar el aumento de la temperatura de la superficie a 1,5 a 2 grados, radica en la función de daños de Nordhaus (2017). Con esta función, un aumento de 4 grados en la temperatura promedio conduce a daños mayores, pero aún moderados, a largo plazo».

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute and Research Assistant Professor with the Free Market Institute at Texas Tech University. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous Keynesian. His other words include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is co-host, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
pxhere
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire