Mises Wire

Home | Wire | No todo está bien en los mercados financieros

No todo está bien en los mercados financieros

  • finmarkets.PNG
0 Views

Tags Auges y DeclivesDinero y Banca

Parece ser un momento difícil para aquellos que expresan preocupación por la acumulación de riesgos en el sistema económico y financiero: las principales economías del mundo se están expandiendo a un ritmo decente, las preocupaciones de incumplimiento crediticio son muy bajas, y los precios de las acciones y la vivienda sigue creciendo, impulsado por el optimismo de los inversores y respaldado por un entorno de baja tasa de interés en curso.

Además, los indicadores cíclicos actualmente no sugieren que algo terrible esté a la vuelta de la esquina. Pero, por supuesto, hay buenas razones para no dejarse llevar por la mentalidad de "todo está bien" que se ha apoderado de la acción del mercado financiero. Para los bancos centrales, a través de sus políticas monetarias de tasas de interés excepcionalmente bajas, se ha puesto en marcha un aumento artificial ("boom").

Si bien el boom lleva a mayores niveles de producción y empleo, también causa -bajo la superficie, por así decirlo- mala inversión a gran escala: el desarrollo de la estructura de producción y empleo de las economías se desvía del camino que habría tomado si no hubiese habido una manipulación a la baja de las tasas de interés por parte de los bancos centrales.

Algo de Teoría

Esto se vuelve obvio una vez que se tiene en cuenta una teoría sólida de la tasa de interés, tal como la presentó la Escuela de Economía de Austria, en particular Ludwig von Mises. Para explicar esto con cierto detalle, debemos hacer una distinción entre la tasa de interés "pura" u "originaria" y la tasa de interés del "mercado nominal".

La tasa de interés originaria está inseparablemente unida a la acción humana: cada uno de nosotros valora más la satisfacción temprana de una necesidad que la satisfacción posterior de la misma necesidad. En otras palabras: nosotros, como seres humanos, valoramos un bien que está disponible actualmente más que el mismo bien disponible en un punto futuro en el tiempo. Este es el resultado directo de nuestra preferencia de tiempo.

Como una categoría lógica de acción humana, la preferencia de tiempo siempre está presente, siempre y en todo lugar es positiva, y también lo es la tasa de interés originaria. Esto último se manifiesta por el hecho de que a un bien disponible en el presente se le asigna un valor más alto que el mismo bien en un momento posterior. El valor de descuento que los bienes futuros sufren frente a los bienes presentes es indicativo de la tasa de interés originaria.

La tasa de interés originaria siempre es positiva; no puede bajar a cero, y mucho menos caer en territorio negativo, debido a la preferencia temporal positiva. Al mismo tiempo, la tasa de interés originaria no es una constante. Se puede suponer que difiere de un individuo a otro, e incluso la tasa de interés originaria de un individuo no es constante a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, los jóvenes tienden a tener una mayor tasa de interés originaria en comparación con, digamos, los padres que atienden a sus hijos, de modo que para los primeros el valor de los bienes futuros es mucho menor en comparación con los bienes presentes que para los segundos. O bien: en tiempos de pánico financiero, la tasa de interés originaria de las personas típicamente sube (bruscamente), a medida que las necesidades actuales se vuelven más importantes que las necesidades futuras.

Mercado Sin Obstáculos versus Mercado Obstaculizado

En un mercado no intervenido, es la tasa de interés originaria de los individuos la que determina cuánto consumen y ahorran en sus ingresos. La tasa de interés social originaria surge a través de la interacción entre la oferta y la demanda de ahorro de los individuos. La tasa de interés nominal del mercado es una composición de la tasa de interés social originaria más una prima de inflación, crédito y liquidez.

La tasa de interés determinada en un mercado sin obstáculos ajusta la inversión y los ahorros de manera que los escasos recursos se coordinen intertemporalmente: La tasa de interés determinada en un mercado libre de obstáculos garantiza que los ahorros disponibles sean suficientes para finalizar todos los proyectos de inversión considerados rentables a la tasa de interés vigente en el mercado y satisfacer las necesidades de consumo.

Sin embargo, no vivimos con mercados de capitales sin obstáculos. Los bancos centrales intervienen masivamente en los mercados de dinero y crédito y manipulan la tasa de interés. No solo determinan las tasas de interés a corto plazo sino también -mediante compras directas de bonos- las tasas de interés a largo plazo. De hecho, los bancos centrales, no las fuerzas del libre mercado, determinan las tasas de interés del mercado más que nunca.

La política monetaria del banco central (la emisión de nuevos fondos a través de la expansión del crédito) desvía la tasa de interés nominal del mercado del nivel que alcanzaría en un mercado sin obstáculos. Por lo tanto, hace que la tasa de interés real (es decir, ajustada a la inflación) caiga por debajo de la tasa de interés originaria social. Esto conduce a una disminución del ahorro, mientras que el consumo y la inversión aumentan.

Lo que sigue es una recuperación económica artificial ("boom"), persuadiendo a las empresas a participar en proyectos de inversión a largo plazo en las industrias de bienes de capital a expensas de la inversión en las industrias de bienes de consumo. Las ganancias de producción y empleo así creadas dependen de que la tasa de interés del mercado permanezca suprimida artificialmente.

El boom llega a su fin y se convierte en una contracción ("quiebre"), siempre y cuando la tasa de interés suba, es decir, la tasa de interés real del mercado regrese a la tasa de interés social originaria. Porque entonces muchos proyectos de inversión, que hasta ahora parecían rentables, resultan ser 'fracasos'. Las empresas reducen la producción, comienzan a liquidar proyectos de inversión sin terminar y reducen su fuerza de trabajo.

La Gran Distorsión

Desde el punto de vista de la "teoría pura", está claro hacia dónde se dirige todo esto: mientras más tiempo ha estado el auge, más severa es la mala inversión, y mayor es la caída resultante: la pérdida de producción y empleos y pérdidas en los valores de capital - será. Sin embargo, cuando se trata de utilizar los conocimientos de la "teoría pura" para fines de la vida real, debemos tener en cuenta las "condiciones imperantes".

Si, por ejemplo, la economía ha disfrutado de ganancias productivas durante el boom, su expansión puede continuar por más tiempo del que sugeriría la "teoría pura". Asimismo, la tasa de interés originaria de las personas puede caer (por diversas razones), y si este es el caso, se reduciría el efecto distorsionador originado por la manipulación descendente de los tipos de interés de mercado (y reales) por parte de los bancos centrales.

Bajo tales condiciones prevalecientes, los efectos nocivos de las políticas monetarias de los bancos centrales se mantendrían bajo control para que las economías pudieran incluso pagar una mayor carga de deuda y elevadas valuaciones para que, por ejemplo, las acciones no necesariamente reflejen una burbuja. Si bien este sería un escenario bastante positivo, la pregunta es: ¿es también un escenario realista?

El obstáculo clave para responder de manera significativa a esta pregunta es que no sabemos dónde está el nivel "correcto" de la tasa de interés. Las intervenciones crónicas de los bancos centrales en los mercados crediticios han estado causando una "distorsión realmente grande", que nos ha robado el mecanismo mismo que podría provocar la tasa de interés social originaria: es decir, las fuerzas del libre mercado.

Razones para la precaución

De hecho, la emisión continua de dinero fiduciario a través de la expansión crediticia ("creación" de dinero de la nada) es indicativo de que algo siniestro está en marcha: que la tasa de interés real del mercado se ha reducido por debajo de la tasa de interés originaria social, influenciando a los empresarios y los consumidores a tomar decisiones imprudentes.

Baila hasta que la música se detenga, es el lema de los mercados financieros. Se puede esperar que los bancos centrales mantengan la música el mayor tiempo posible, eso está impulsando el auge de una política de lo que sea necesario, y esto significa suprimir la tasa de interés a un nivel artificialmente bajo y generar cada vez más crédito y dinero para evitar que se produzca un bloqueo.

La principal víctima de tal política monetaria será, por supuesto, el poder adquisitivo del dinero fiduciario. Se puede esperar que continúe disminuyendo de forma crónica, y con ello, el valor real de las reclamaciones fijas denominadas en dinero fiduciario disminuye. Tanto más cuanto que la próxima caída probablemente hará que los bancos centrales abran sus espitas monetarias.

Esto, a su vez, sugiere un escenario esbozado por Murray N. Rothard, quien escribió: "Podemos esperar, por lo tanto, no precisamente a una depresión tipo 1929, sino a una depresión inflacionaria de proporciones masivas".1 En otras palabras: Se aconseja a los inversores que esperen un entorno de mercado bastante desafiante una vez que llegue la próxima crisis, que no es una cuestión de si, sino de cuándo.

  • 1. Rothbard (2000), Introduction to the Fourth Edition of America’s Great Depression, p. xxiv.

Dr. Thorsten Polleit, Chief Economist of Degussa and macro-economic advisor to the P&R REAL VALUE fund. He is Honorary Professor at the University of Bayreuth.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire