Mises Wire

Home | Wire | Los mercados pueden darnos tanto mayor igualdad de ingresos como mayor crecimiento económico

Los mercados pueden darnos tanto mayor igualdad de ingresos como mayor crecimiento económico

  • equality.JPG
0 Views

Tags Economía de EEUUHistoria de EEUU

07/15/2019

Del Quarterly Journal of Austrian Economics 21, no. 2 (verano de 2018).

En un capítulo central de su libro, Unequal Gains: American Growth and Inequality since 1700 (Princeton University Press, 2016), Peter H. Lindert y Jeffrey G. Williamson presentan «The Greatest Leveling of All Time», hacia 1910 y 1970. En este capítulo, los dos destacados historiadores económicos exploran las razones por las que «prácticamente todos los países industrializados experimentaron una pronunciada disminución de la parte de los ingresos captada por los de arriba» (p. 194), combinada con un crecimiento económico significativo.

La norma moderna es que el crecimiento económico hace que aumente la desigualdad de ingresos medida. Los autores se preguntan: «¿Tendrá el 99% de los últimos una vez más tanta suerte?» (p. 195) Señalan que «los intereses interpretativos son altos. Comprender las causas de esta combinación de nivelación y fuerte crecimiento informaría el debate político de hoy». ¿Qué causó esta gran nivelación combinada, es decir, una mayor igualdad económica y un fuerte crecimiento económico?

Lo que encontré al acecho en este capítulo fue un elaborado intento de poner la mejor cara a sus puntos de vista normativos sobre la igualdad económica. La «nivelación» se explica típicamente por una combinación de las guerras mundiales, la gripe española y la Gran Depresión que destruyeron el capital, mataron la mano de obra y redujeron el crecimiento de la población y la fuerza laboral. A nuestros autores les gustaría mucho restar importancia a estos factores y mostrar las políticas redistributivas progresistas como la causa principal.

Consideran tres posibilidades generales. En primer lugar, la(s) causa(s) podría(n) ser algo «que pudiéramos controlar» (p. 195), como políticas más progresistas. En segundo lugar, podría ser algo comprensible, pero más allá del control político o simplemente una casualidad. En tercer lugar, podría ser algo que no podemos prever ni controlar. Observan que la nivelación se produjo en la mayoría de los países industrializados tanto antes como después de la adopción de impuestos y transferencias progresivos, es decir, el bienestar de la población de bajos ingresos. Ellos muestran que no fue sólo que el 1% superior vio caer su participación en un 50%, sino que los ingresos crecieron de manera más igualitaria incluso dentro del 99% inferior.

Lindert y Williamson señalan que para «algunos países, se trataba principalmente de una cuestión de fuertes reducciones de la desigualdad durante la Segunda Guerra Mundial». Observan que esto fue especialmente cierto en Japón, cuyos gobiernos militares y de ocupación promulgaron una reforma agraria, confiscaron bienes e impusieron altos impuestos para someter a los ricos durante el período comprendido entre 1937 y 1950. En los EE.UU. y en varios otros países, durante la Segunda Guerra Mundial se obtuvieron ganancias en mano de obra poco calificada frente a mano de obra altamente calificada, pero en los EE.UU., los salarios permanecieron comprimidos después de que se eliminaron los controles salariales. «Algo más fundamental debe haber estado en el trabajo». (p. 199)

Ellos notan que «los trabajadores de cuello blanco generalmente perdieron terreno en ambas guerras mundiales, no lo recuperaron después de ninguna de ellas». (p. 202) Pero concluyen sobre la base de las pruebas:

En muchos, si no en la mayoría de los casos, las tasas ocupacionales no fueron dictadas por la política gubernamental sino por las fuerzas del mercado. Por lo tanto, nuestra búsqueda de las causas de la Gran Nivelación dentro del 99% inferior debe centrarse en los fundamentos del mercado que podrían haber empujado toda la estructura salarial ocupacional hacia la igualdad, incluso en ausencia de cambios en las políticas de fijación de salarios del gobierno. (p. 202)

He hecho hincapié en las «fuerzas del mercado» y en los «fundamentos del mercado» porque parece que los autores quieren que se haga hincapié en ellos.

Los autores identifican seis causas probables de la gran nivelación. El primero de ellos son los choques incontrolables como la guerra, la inestabilidad macroeconómica, es decir, la Gran Depresión, y los choques políticos, es decir, «(especialmente los cambios hacia la izquierda que expandieron la redistribución fiscal)». Los dos primeros son comprensibles pero difíciles de controlar. El tercero está claramente bajo el control del proceso político». (p. 207)

Los autores están de acuerdo, «Piketty está seguramente en la marca aquí. Su explicación combina períodos de diversos choques históricos en una sola y larga era caótica desde los años 1910 a 1970». (p. 207) Aquí están minimizando los factores realmente importantes: La Primera Guerra Mundial, la gripe española, la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial a favor del caos aleatorio. También observan extrañamente que los shocks que desean enfatizar tienen un denominador común —un cambio político a la izquierda— y luego homogeneizan todos estos shocks y supuestos cambios a la izquierda hacia una «redistribución fiscal progresiva». Es una transformación increíble, de las guerras y de las depresiones a la redistribución progresiva.

Thomas Piketty tiene razón en que la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial son los tres acontecimientos principales que la mayoría del mundo industrial tenía en común, junto con la gripe española. Estos eventos también fueron episodios que destruyeron o suprimieron grandes cantidades de capital en todo el mundo. También fueron eventos que mataron o incapacitaron a más de un millón de estadounidenses y a decenas de millones de adultos jóvenes en todo el mundo que habrían tenido muchas probabilidades de casarse y tener hijos. En el caso de la Gran Depresión, la formación de la familia y la maternidad disminuyeron precipitadamente. La tasa de crecimiento de la población fue aproximadamente la mitad del nivel normal. Por lo tanto, el hecho de que la mano de obra gane mientras que los ingresos de capital disminuyen relativamente no es una gran sorpresa. Los ingresos laborales también aumentaron como resultado de la Peste Negra. Las duras restricciones migratorias detuvieron el flujo de inmigrantes y esto explicó en gran medida los beneficios para los trabajadores poco cualificados frente a los trabajadores altamente cualificados. Observe que los inmigrantes no son permanentemente trabajadores poco calificados y de bajos salarios, sino que a menudo ascienden en la escala de distribución de ingresos.

El hecho de que los tipos marginales del impuesto sobre la renta fueran exorbitantes durante y después de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial no tenía prácticamente nada que ver con la redistribución en el sentido típico. Se elevaron las tarifas para pagar el papel de los Estados Unidos en estas tragedias. El 1% superior era un número muy pequeño de contribuyentes y pagaban pocos impuestos en la categoría de tasa marginal más alta. El hecho de que Lindert y Williamson afirmen que el 2% — 10% experimentó poco cambio relativo sugiere fuertemente que el 1% más alto de los que ganan ingresos convirtieron sus activos de ingresos en activos de ingresos libres de impuestos, tales como bonos municipales o mantuvieron otros ingresos dentro de sus corporaciones como ganancias retenidas, como lo han demostrado Gene Smiley y Richard H. Keehn.

Hay otras cinco causas que Lindert y Williamson discuten. Algunos de ellos, como la reducción en las tasas de crecimiento de la oferta de mano de obra, provienen de las causas primarias anteriores, mientras que otros probablemente no son muy relevantes o temporales, pero todos están enmarcados para los lectores como si todas las causas pudieran tener un impacto más o menos equilibrado.

Este capítulo también revela un poco de lo que los autores saben sobre la historia del pensamiento económico. En lo que podría ser la única referencia a la historia del pensamiento económico en el libro, los autores discuten el impacto de la oferta de mano de obra en los ingresos. Observan correctamente que cualquier proporción de ingresos por capitalista en relación con la mano de obra se vería afectada por los cambios en la oferta de mano de obra. «Este argumento de la desigualdad se remonta al menos a David Ricardo y Karl Marx». (p. 209)

De hecho, el argumento se remonta más atrás en el tiempo, a Malthus. Su «Principio de la población», que ahora se considera inválido cuando se aplica al capitalismo, dice que la población está limitada por la subsistencia y que un aumento en la producción de alimentos aumentará la población y esto creará una tendencia a mantener el trabajo en una existencia de subsistencia. El modelo clásico de algunos de los principales economistas clásicos muestra que los capitalistas acumulan cada vez mayores cantidades de capital mientras que el trabajo se mantiene en la subsistencia. Esta idea errónea y otros errores de la economía clásica es lo que llevó a Marx a su teoría de la explotación del trabajo. A su vez, esta teoría parece ser la fuerza detrás de la ideología de nuestros autores y su celo por las políticas de redistribución progresiva que ellos definen como gravar a los ricos y subsidiar a los pobres de bajos ingresos.

Es posible tener una mayor igualdad de ingresos y un mayor crecimiento económico. Simplemente requiere más políticas de libre mercado y menos intervencionismo gubernamental. Es una lástima que más economistas no conozcan este simple hecho.

Mark Thornton is a Senior Fellow at the Mises Institute and the book review editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics. He has authored seven books and is a frequent guest on national radio shows.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire