Mises Wire

Home | Wire | Los grandes planes de Trump para el gasto en defensa no son suficientes para este think tank de Washington

Los grandes planes de Trump para el gasto en defensa no son suficientes para este think tank de Washington

  • f18.PNG
0 Views

Tags Guerra y Política Exterior

05/21/2018

A principios de este mes, el SIPRI (Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo) que monitorea el gasto militar mundial, publicó su último informe. Para sorpresa de nadie, los EE. UU., encabezaron la lista, con más gasto que los siguientes siete grandes derrochadores combinados.

Según el informe, en 2017 Estados Unidos gastó 610 mil millones de dólares, mientras que China gastó 228 mil millones. El resto de la lista se involucró en cantidades minúsculas de gasto en comparación, con Rusia que gastó 66 mil millones, el Reino Unido 47 mil millones, y Japón 45 mil millones - por enumerar solo algunos ejemplos.

sipri1.jpg
Fuente: SIPRI, los totales están en miles de millones de dólares

 

También fue notable el hecho de que Rusia cayó del tercer al cuarto lugar entre los que más gastan. Esto ocurrió debido a una disminución en el gasto ruso y a un aumento en el gasto saudita. De acuerdo con SIPRI:

El gasto militar de los Estados Unidos se mantuvo sin cambios en 2017, en $ 610 mil millones. China aumentó su gasto militar en un 5,6 por ciento, Arabia Saudita en un 9,2 por ciento e India en un 5,5 por ciento, mientras que el gasto de Rusia cayó en un 20 por ciento.

Tanto Rusia como Estados Unidos continúan superando con creces a todos los demás estados en términos de reservas nucleares. Además, incluso con el aumento del gasto chino, la capacidad de los Estados Unidos para desplegar armas nucleares supera con creces la de cualquier cosa que los chinos puedan ofrecer.

nuclear.png
Fuente: Federación de Científicos Estadounidenses

 

Vista a la luz del poder disuasorio de las enormes reservas nucleares de los EE.UU., la capacidad militar de este país es mucho mayor de lo que sugiere el informe del SIPRI.

Sin embargo, hay algunos en Washington que año tras año se lamentan por la forma en que el ejército estadounidense está siendo despojado de sus fuerzas, y que los Estados Unidos deben "reconstruir" su capacidad militar.
 

El miércoles, el American Enterprise Institute (AEI) publicó un nuevo informe que afirma que el gobierno de los EE.UU., está encaminado hacia una "financiación insuficiente" de la "estrategia de defensa nacional".
 

Esto es lo que se espera de AEI, por supuesto, que durante mucho tiempo asumió una postura muy agresiva y militar en materia de defensa.

Esta vez, el AEI se queja de que, a menos que la administración Trump exija con más fuerza un mayor gasto militar, "se irá a pique en 2020" y el resultado será unos "insuficientes de recursos" de su capacidad.
 

Aunque el informe AEI intenta retratar el gasto militar como austero, la más gente común, es decir, los que realmente pagan las cuentas, podría observar el presupuesto militar y ver que el gasto militar propuesto en 2018 es uno de los más grandes de todos los tiempos.

De hecho, cuando se ajustó la inflación, el gasto en el Departamento de Defensa en 2017 fue más alto de lo que fue durante la acumulación de Reagan en los años ochenta. El presupuesto estimado para 2018 será de 20 mil millones por encima de eso.

military1.png
Fuente: Oficina de Administración y Presupuesto, Tabla 4.1, Desembolsos por agencia

 

Sin embargo, como ha señalado Robert Higgs, los gastos del Pentágono son solo una parte de lo que los contribuyentes están gastando en "defensa". Higgs señala, por ejemplo, que el arsenal nuclear se paga en gran medida a través del Departamento de Energía, y estos presupuestos tampoco incluyen el interés que debe pagarse en los déficits pasados ​​incurridos para financiar el gasto militar.
 

En aras de la simplicidad, sin embargo, consideraremos solo el gasto en Seguridad Nacional, el gasto de la Administración de Veteranos y el gasto del Departamento de Defensa. El gasto de los veteranos, después de todo, no es más que un gasto de personal diferido que es esencial para los esfuerzos de reclutamiento y retención del Departamento de Defensa. No es distinto del gasto militar. El gasto del Departamento de Seguridad, mientras tanto, es una forma conveniente de militarizar las fuerzas policiales locales y aumentar los poderes de la policía federal en el frente doméstico a pesar de las restricciones impuestas a los militares por la Ley Posse Comitatus.

Entonces, si combinamos estos tres departamentos, encontramos que el gasto militar está muy por encima de lo que era en los días de la Guerra Fría:

 

spending3.jpg

Fuente: Oficina de Administración y Presupuesto, Tabla 4.1, Desembolsos por agencia

 

En conjunto, se espera que este gasto llegue a $ 840 mil millones en 2018.

Nada de esto hace decir que la enorme acumulación militar de Reagan representaba la cantidad "correcta" de gasto militar. Como ha señalado Richard Ebeling de The Citadel Military College, no tenemos una medida no arbitraria del gasto de defensa.

Ebeling escribe:

Pero, ¿vale la pena la cantidad elegida por el gobierno y el tipo de defensa nacional y seguridad nacional? No lo sabemos En una economía de libre mercado, hay una competencia bilateral. Los demandantes deben decidir cuánto están dispuestos a ofertar y pagar para comprar los productos deseados en competencia con otros compradores también interesados ​​en comprarlos. Los proveedores juzgan en qué costos monetarios podrían estar dispuestos a llevar ciertos tipos y cantidades de productos al mercado, en competencia con otros rivales del lado de la oferta también interesados ​​en comprar o contratar algunos de los escasos recursos, capital y servicios laborales, según lo que estiman que los demandantes dispuestos puedan pagar cuando los diversos bienes que producen estén listos para ser ofrecidos en el mercado.

Pero con un "bien público" como la defensa nacional o la seguridad nacional, es un conjunto de políticos, burócratas y grupos de interés del sector privado deseosos de obtener contratos con el estado o beneficiarse indirectamente de tales gastos gubernamentales que deciden interactivamente cuánta y qué tipo de defensa nacional y seguridad nacional habrá a expensas de los contribuyentes. Son los "planificadores centrales" unidos que deciden sobre la cantidad y las formas de tales "bienes públicos".

No son los ciudadanos reales de la sociedad quienes demuestran sus preferencias y juicios valiosos sobre la cantidad y los tipos de estos "bienes públicos" que creen que son necesarios y por los que vale la pena al elegir cuánto quieren gastar en tales tipos y combinaciones de defensa y seguridad. Por lo tanto, no hay forma de estar seguro o de calcular cuánta defensa y "seguridad" desean y que reflejen los valores y preferencias de la ciudadanía ya que no "votan" por ellos de la misma manera que lo hacen como participantes cotidianos del mercado. En el mercado, "votamos" con nuestros dólares gastados voluntariamente, y cada uno de nosotros elige los tipos y combinaciones de bienes y servicios que sirven para nuestros fines y propósitos, incluso cuando esto difiere notablemente de las elecciones de mercado de muchos otros en la sociedad.

Tampoco el ejército mismo sabe lo que hace con el dinero que recibe. No debe olvidarse que se descubrió que el Ejército había reducido el número de billones de dólares en gastos. Reuters informó en 2016 que "el Departamento de Defensa falsificó en gran escala la contabilidad mientras se apresuró a cerrar sus libros. Como resultado, no ha habido manera de saber cómo el Departamento de Defensa - de lejos la mayor parte del presupuesto anual del Congreso - gasta el dinero del público."

Por esta razón, no es sorprendente que el informe AEI no pueda apuntar a ninguna medida objetiva del gasto de defensa. En cambio, el informe hace una serie de afirmaciones sobre los totales de las tropas y los presupuestos anteriores. Corta y recorta los datos para que parezca como si los militares se estuvieran extinguiendo.

Pero así como el valor de una armada no se mide por la cantidad de barcos que tiene, tampoco el valor de una fuerza militar se mide por la cantidad de personal. Ni es menos que arbitrario afirmar que "el monto del año pasado fue X, por lo que la cantidad correcta este año debe ser X más 50 mil millones".

Además, es importante notar que una gran diferencia entre quienes recortan el presupuesto y los que gastan grandes cantidades de dinero es que es la facción pro-gasto la que está pidiendo más gasto, mayores déficits y un expansionismo militar cada vez mayor en todo el mundo. Por lo tanto, la carga de la prueba para su caso recae sobre ellos.

Y están tratando de exponer el caso con furia, con la esperanza de que nadie se dé cuenta de que Estados Unidos está fuera del mapa en términos de gasto militar mundial. Desafortunadamente, sospecho que tendrán éxito.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is the editor of Mises Wire and The Austrian. Send him your article submissions, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire