Mises Wire

Home | Wire | La economía austriaca puede ayudar a los inversionistas a mirar más allá del pensamiento a corto plazo

La economía austriaca puede ayudar a los inversionistas a mirar más allá del pensamiento a corto plazo

  • investing1.PNG
0 Views

08/17/2019

Lo más importante es esperar, y estamos calificados para esperar.
     ~Francsico García Paramés

Francsico García Paramés —a menudo conocido como el español Warren Buffet— es un inversionista de gran valor que ha pasado desapercibido para el público estadounidense. Con su primer libro, Investing for the Long Term, eso debería cambiar.

Los tres primeros capítulos del libro esbozan la biografía de García, ya que pasó de ser un estudiante de la universidad de la manada a su primer trabajo a tiempo completo en El Cortes Inglés (un gran minorista español), y luego a hacer un MBA 15 meses más tarde para cambiar las cosas. Este camino le llevó a su primera exposición a la inversión y a su trabajo en la empresa española Bestinver, donde pasó de ser un analista de nivel de entrada a un gestor de fondos y la eventual separación de Bestinver a la fundación de su propio fondo. A lo largo de todo esto, podrá conocer el desarrollo intelectual de García, descubriendo One Up on Wall Street de Peter Lynch y los economistas austriacos, así como las decisiones que tomó como gestor de activos y cómo pensaba acerca de sus diversas selecciones de acciones.

La carrera inversionista de García abarca más de 30 años a través de tiempos turbulentos, particularmente mientras que sus inversiones se centraron en empresas europeas que se enfrentaron a la caída de 1987, la caída de la Unión Soviética, a la burbuja de las punto com y la caída (de la que se sentó en su mayoría), la crisis financiera del 2008, y las subsiguientes crisis de deuda soberana que han asolado a España y a muchos países del sur de Europa a lo largo de esta década. A pesar de toda la tempestad, García pinta un cuadro de calma y paciencia, manejando hábilmente el fondo de acuerdo a sus estrictos principios mientras pacífica a los inversionistas. De esta manera también, el enfoque de García refleja el de Buffett, ya que se toma su tiempo para educar a los inversionistas sobre los enfoques de inversión de valor para inculcar un sentido de calma y paciencia y desanimar a aquellos que buscan ganar dinero rápido.

Filosofía de inversión

La segunda parte del libro -que comprende aproximadamente los dos tercios restantes del texto- se centra en la filosofía y el método de García. El primer capítulo de esta sección destaca la influencia de los economistas austriacos que le proporcionaron una visión y un marco que es consistente con un enfoque de inversión de valor. Esto es clave porque la inversión de valor no busca predecir los movimientos de precios u objetivos, sino que sus profesionales creen que pueden identificar a las empresas con una economía fundamental fuerte que el mercado está infravalorando, comprarlas a un buen precio y esperar. De manera similar, los austriacos no buscan predecir el crecimiento del PIB del próximo año, la tasa de desempleo, la tasa de inflación o cualquier otro indicador económico que se publique en la prensa. En cambio, utilizan su teoría para hacer predicciones de tendencias a largo plazo —el tiempo es impreciso en el mejor de los casos, pero los eventos ocurren de acuerdo a las teorías expuestas por Mises, Rothbard y otros. Esto da como resultado un poderoso marco intelectual que opera en la misma escala de tiempo que el inversionista de valor, lo que permite cosechar recompensas futuras al protegerse de los errores de la política monetaria y de las burbujas de activos.

García resume las ideas clave de la economía austriaca aplicadas a la inversión en diez puntos:

  1. Los mercados funcionan, por definición.
  2. Los mercados nunca están en equilibrio.
  3. El crecimiento económico se basa en el aumento de la productividad financiado por el ahorro.
  4. La inversión requiere ahorros —sacrificando el consumo de hoy— para el consumo en el futuro y se basa en el aumento de la productividad.
  5. La manipulación de los tipos de interés por parte de los bancos centrales conduce al ciclo de auge y declive.
  6. El estado natural de la economía es deflacionario.
  7. La ausencia de una moneda vinculada al oro —o a una mercancía similar libre de decisiones políticas— significa que la moneda se depreciará permanentemente en relación con los activos reales.
  8. Los precios de los productos, que dependen de la voluntad de pago de los consumidores, determinan los costes y no lo contrario.
  9. Los costes de producción son subjetivos, lo que significa que cualquier estructura de producción puede variar dependiendo de las circunstancias.
  10. Los modelos económicos son, a todos los efectos, inútiles.

Para cada uno de estos puntos, García ofrece aplicaciones de inversión a partir de su experiencia e historia. Presentado en tal contexto, el lector se queda con una apreciación más profunda de cómo la comprensión de la economía puede tener un impacto directo en sus decisiones de ahorro e inversión.

Cómo invertir

Más allá del marco económico, García dedica múltiples capítulos a cómo invierte, analiza las empresas y por qué hace lo que hace. Una sección importante es su discusión y datos sobre los rendimientos de las acciones a largo plazo frente a otros activos y cómo concibe el riesgo. Para defender la tenencia de acciones por encima de todos los demás activos, examina los datos de los últimos 200 años y muestra el crecimiento regular de estos índices frente a los de bonos, bonos del tesoro, oro y tenencia de efectivo. Aunque creo que la perspectiva de los 200 años subestima el valor actual del oro como un activo de inversión, esta perspectiva a largo plazo es crítica para volver a ella, especialmente para los inversionistas de valor que han tenido una década difícil desde la crisis financiera. Esta visión a largo plazo también se alinea muy bien con la comprensión del riesgo de García, que no está ligada a la volatilidad de un activo, sino más bien a la probabilidad de que uno pierda dinero al mantener ese activo. Como muestra, esta perspectiva de riesgo es muy favorable para las acciones, ya que los rendimientos a largo plazo siempre han sido positivos.

La estrategia de García es la clásica inversión de valor. Se basa en la economía austriaca y se observa un mayor enfoque internacional de García que la mayoría de los inversionistas de EE.UU. debido a su ubicación geográfica. Esto le permite aprovechar las ventajas de las empresas que trabajan en distintos mercados, ya que pueden tener su sede en Suiza, mientras que la mayor parte de sus negocios tienen lugar en los Estados Unidos. Esto significa que a menudo son subanalizados y, por lo tanto, infravalorados tanto por los inversionistas estadounidenses como por los europeos debido a sus balances, lo que puede dar lugar a la compra de buenas empresas con valoraciones atractivas. Otras características que García busca son la propiedad familiar, ya que tienden a tener una línea de tiempo que se alinea con su horizonte de inversión, empresas más pequeñas que pueden ser ignoradas por su falta de reconocimiento de nombre y, por lo tanto, la percepción de los analistas, y conglomerados que pueden ser difíciles de analizar, lo que las convierte en un gran estímulo para el inversionista de valor para el paciente.

Quizás uno de los capítulos más valiosos del libro llega al final de la discusión de García sobre la psicología humana. Todos tenemos prejuicios arraigados que necesitamos combatir, y valoramos a los inversionistas más que a otros. Nuestro enfoque requiere paciencia y objetividad. Nos quemamos cuando vendemos una buena compañía demasiado pronto o cuando nos enamoramos de nuestros picos y sostenemos un limón que clasificamos mal. Los simples recordatorios, como los que ofrece García sobre los puntos ciegos psicológicos, son críticos para tenerlos ante nuestros ojos con regularidad y mantenernos enfocados y conscientes de nuestras propias deficiencias como inversionistas.

Una nueva adición al canon de la inversión de valor

El libro de García es una contribución única a la literatura de inversión de valor. Aunque ninguna de las ideas sobre la inversión de valor es necesariamente original, él proporciona su propia visión de los principios desarrollados por los precursores de la inversión de valor. Más fundamentalmente, sin embargo, incorpora una perspectiva austriaca explícita en sus estrategias y perspectivas de inversión (algo que sólo conozco de otros dos libros, ninguno de los cuales son enfoques de valor inequívocos). Esta, en mi opinión, ha sido una perspectiva que ha estado ausente de la comunidad de inversión de valor durante años. Como he escrito en otra parte, la mayoría sigue el punto de vista de Buffett sobre la economía —que es correcto en la medida en que lo es— de que los economistas son inútiles para los inversionistas. El problema es que, en lo que respecta a él y a la mayoría de los inversionistas de valor, parece que sólo son conscientes de que los principales economistas se centran en las previsiones para los próximos 12 meses. Estos modelos matemáticos están desesperadamente equivocados y sólo sirven para hacer perder el tiempo al inversionista que busca rendimientos excepcionales a largo plazo.

Más allá de su incorporación de un enfoque austriaco, García pone en evidencia algunas de las oportunidades únicas disponibles en los mercados europeos. A menudo, estos son ignorados por los inversionistas con sede en EE.UU., que están mucho menos familiarizados con las empresas del otro lado del Atlántico. García ofrece excelentes motivos para creer que, si ampliamos suficientemente nuestro círculo de competencia, los inversionistas estadounidenses pueden identificar un valor tremendo examinando de cerca lo que se ofrece en la Deutsche Börse, Bolsa de Madrid, y sus contrapartes.

En resumen, recomiendo Investing for the Long Term como una lectura iluminadora adecuada tanto para principiantes como para inversionistas de valor experimentados, especialmente para aquellos con interés en la economía austriaca y en los mercados europeos.

Christian Hubbs is a PhD candidate at Carnegie Mellon University working in machine learning and optimization. He blogs at datahubbs.com and co-hosts a podcast at artificiallyintelligent.tech.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire