Mises Wire

Home | Wire | La agricultura es sólo una pequeña parte de la economía de Estados Unidos, y eso es algo bueno

La agricultura es sólo una pequeña parte de la economía de Estados Unidos, y eso es algo bueno

  • farm1_0.PNG
0 Views

Tags Proteccionismo y Libre Comercio

Durante décadas, los políticos y los expertos de los medios políticos han dicho que las industrias agrícolas y ganaderas estadounidenses son vitales para nuestra nación y deben ser protegidas de la competencia «injusta» y de la amenaza de quebrar. Esta creencia a menudo se materializa en la forma de acciones legislativas o ejecutivas emprendidas por el gobierno.

El gobierno federal ha buscado por mucho tiempo promover la salud de estas industrias, empleando políticas a favor de la agricultura desde los días del New Deal de FDR. Estos programas sobreviven hasta el día de hoy, siendo expandidos desde su alcance inicial o sus sentimientos originales restablecidos a través de nuevas leyes del Congreso. Curiosamente, esta expansión burocrática se produce a pesar de que la producción agrícola estadounidense ha disminuido a lo largo de la existencia de Estados Unidos.

La producción disminuye, el Estado crece

Desde 1900, el número de granjas estadounidenses en funcionamiento ha disminuido en un 63 por ciento. En 1930, el PIB agrícola como proporción del PIB total se situaba en un considerable 7,7 por ciento; en 2002, el PIB agrícola como proporción del PIB total era sólo del 0,7 por ciento. Esta disminución del 7 por ciento señala la adopción de un nuevo papel en la economía mundial por parte de los Estados Unidos.

Los EE.UU. ahora importan un gran porcentaje de las verduras frescas y producen lo que venden - mientras que en 1975 la proporción de fruta fresca vendida en los EE.UU. que fue importada era del 23 por ciento, en 2016 alcanzó el 51,3 por ciento.

ndri1.png
Fuente: New York Times

Los productores nacionales de frutas y hortalizas están siendo suplantados en el mercado por productores de países como Argentina, Chile y México. El Instituto de Políticas Alimentarias Urbanas de la Universidad de la Ciudad de Nueva York informa: «...desde el TLCAN en 1994, el consumo de tomates, pimientos, pepinos, limas, bayas, aguacates y mangos importados de México ha aumentado y sigue aumentando.»

Claramente, el aumento del comercio está afectando al sector agrícola de Estados Unidos. Sin duda, la relación del gobierno con la industria también debe estar cambiando. La lógica sugeriría que el USDA y sus agencias subordinadas están despidiendo empleados y reduciendo su tamaño y alcance en respuesta al declive de la amada industria estadounidense.

En realidad, este no es el caso. En 1900, 11 millones de estadounidenses estaban empleados en granjas y 2.900 en el USDA. Un siglo más tarde, 3 millones de personas trabajaban en las granjas, mientras que el USDA empleaba a 105.000 trabajadores. Este aumento en el tamaño de la agencia representa la postura cada vez más reguladora del gobierno federal en la economía de los Estados Unidos.

La muerte de la agricultura es una buena noticia

¿Cómo podría la muerte de una industria significar prosperidad para una nación? Mientras que el número de personas empleadas en la agricultura y ocupaciones similares disminuyó de 11 millones en 1900 a 2,6 millones en 2017, el empleo en las ocupaciones CTIM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) ha crecido un 79 por ciento entre 1990 y 2016, aumentando de 9,7 millones a 17,3 millones. La economía de los EE.UU. se está alejando de la producción en industrias de nivel primario y secundario como la agricultura y empresas relacionadas como el procesamiento y envasado de alimentos.

La reducción en el número de personas empleadas en la agricultura y empleos relacionados muestra que Estados Unidos está abandonando los empleos de bajos salarios. En comparación con los empleos de CTIM , las ocupaciones en los sectores primario o secundario de la economía tienden a pagar un salario muy bajo. Los trabajadores agrícolas y los trabajadores del campo, que a menudo son inmigrantes pobres, son pagados por debajo del salario mínimo para realizar tareas que tienen un costo significativo en sus cuerpos. El trabajo manual difícil plantea riesgos a corto y largo plazo para la salud de los trabajadores, en comparación con la falta casi total de perjuicios para la salud que presentan los trabajos en los campos de CTIM . Estos trabajos agrícolas también tienden a ser estacionales. Los trabajadores sólo tendrán una fuente segura de ingresos de entre 3 y 6 meses al año, dependiendo del lugar donde trabajen, debido al hecho de que los cultivos no se pueden cultivar durante todo el año.

A medida que la economía se deshace de los últimos vestigios de su pasado centrado en la agricultura, se están creando nuevos puestos de trabajo en nuevas industrias a un ritmo acelerado. Las ocupaciones en los sectores terciario y cuaternario son mucho más beneficiosas para la sociedad y los individuos, ya que proporcionan salarios más altos, una fuente de ingresos más estable y empleo durante todo el año. En un intento por atraer a los trabajadores para que ocupen puestos, las empresas suelen ofrecer beneficios como guarderías y planes de salud como parte de una oferta de empleo. Es muy obvio que deberíamos intentar emplear al mayor número posible de personas en las industrias de los sectores terciario y cuaternario.

Los productos primarios y secundarios nunca perderán valor. Los seres humanos siempre tendrán la necesidad de consumir productos agrícolas y construir dispositivos y estructuras a partir de materias primas que se terminan a través de las actividades del sector secundario. A medida que la economía de los Estados Unidos comience a construirse en gran medida de actividades económicas terciarias y cuaternarias, estos procesos de nivel inferior simplemente se subcontratarán a países menos desarrollados.

Externalización: ¿opresión u oportunidad?

Desde que su ideología se convirtió en una fuerza en la corriente principal hace una década, el grito de guerra de los izquierdistas políticos ha sido el de defender a aquellos que están siendo oprimidos, explotados o victimizados por el status quo. El avance de la tecnología ha significado que la industrialización, combinada con otros factores, ha dejado atrás a ciertas naciones. Las economías del tercer mundo no están tan desarrolladas como sus homólogas del primer mundo, y la mayor parte de su actividad económica tiene lugar en los sectores primario y secundario. Estos izquierdistas adoptan una postura anti-comercio, afirmando que la externalización de la producción a las naciones menos desarrolladas es una explotación capitalista.

La «explotación» realmente beneficia a todas las partes involucradas

Si bien es cierto que el propietario de una empresa puede subcontratar procesos de fabricación sencillos a países en los que puede contratar trabajadores con salarios más baratos, también es cierto que los trabajadores contratados se benefician de esta medida por interés propio. La razón por la que los trabajadores eligen trabajar en estas plantas e industrias es que proporcionan la mejor manera posible de hacer dinero al trabajador. Si una corporación va a un país menos desarrollado y puede contratar a 5.000 trabajadores para que trabajen para ellos, significa que la empresa está ofreciendo la mejor oportunidad de empleo en el país a 5.000 trabajadores. Antes de la llegada de la empresa, los trabajadores ganaban menos dinero que ahora y trabajaban en peores condiciones. De lo contrario, ¿por qué elegirían trabajar para la nueva empresa? Obviamente, su condición ha mejorado con la apertura de una planta por parte de un capitalista extranjero.

Así como el trabajador del país del tercer mundo se benefició de la apertura de las instalaciones de una empresa multinacional en su país, los ciudadanos de los países del primer mundo se beneficiaron al mismo tiempo. Los países que se dedican a la producción de productos primarios y secundarios tienden a tener una ventaja comparativa en su producción porque son capaces de producir de manera más eficiente y al menor costo. Pueden fabricar, cultivar, ranchar y pescar más eficientemente que sus contrapartes en naciones económica y socialmente avanzadas.

En lugar de asignar recursos a la producción de bienes que las empresas de otros países pueden producir a un ritmo más barato y más eficiente, los países desarrollados deberían perseguir la expansión de las industrias terciarias y cuaternarias. La ingeniería, la ciencia de la salud, la informática y el entretenimiento son industrias en las que los Estados Unidos deberían estar a la vanguardia. Los Estados Unidos están mucho mejor equipados para producir estos bienes y servicios, y estas industrias proporcionan los mejores empleos a la nación.

Dole debería estar produciendo sus cultivos en Panamá. Proporciona puestos de trabajo a la población local que son más seguros, más seguros y mejor pagados que los que tenían anteriormente, los productos se producen a un precio más barato y más eficiente que si se cultivaran aquí, y permite que las personas en los EE.UU. sean empleadas en sectores con salarios más altos. En lugar de trabajar como peón en los campos hawaianos de una plantación de Dole, una persona podría ser empleada como contador o ejecutivo de ventas en una de las oficinas corporativas de Dole. Si bien puede tomar algún tiempo para que un antiguo trabajador de campo aprenda las habilidades necesarias para ser empleado en una industria de mayores ingresos, la meta es alcanzable y las generaciones futuras estarán en mejores condiciones para ello.

Hágase un lado sr. Estado

El Estado debe tomar posiciones políticas que fomenten el auge de las industrias terciarias y cuaternarias, como el diseño de computadoras y programas informáticos, las profesiones jurídicas, las instituciones financieras y la atención de la salud. Los subsidios a los agricultores y otras actividades económicas obsoletas, primarias y secundarias, deben ser recortados, allanando el camino para una transición hacia una economía más avanzada. Los tipos del impuesto de sociedades deberían reducirse drásticamente para impulsar el crecimiento de las empresas de estos sectores. Los Estados Unidos también deben abandonar su postura proteccionista sobre el comercio. Los aranceles aumentan los costos para los consumidores nacionales e impiden que los productores de los países del tercer mundo lleven sus productos al mercado de los países desarrollados, que son los que más a menudo pueden permitirse comprarlos.

Dentro de una década o menos, los desplazados por el cierre de empresas en el sector agrícola, entre otros, se encontrarán en nuevos y mejor pagados campos. Mejor aún, sus hijos también lo harán. Deje la agricultura a quienes puedan hacerlo mejor, y deje que la economía avanzada revolucione las industrias que pagan más.

Indri Schaelicke is a contributor and Managing Editor at 71Republic.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire