Mises Wire

Home | Wire | El mito de la balanza de pagos

El mito de la balanza de pagos

  • trade_0.PNG
0 Views

Tags Proteccionismo y Libre Comercio

05/20/2019

En marzo, el balance de la cuenta comercial de los Estados Unidos arrojó un déficit de 50.000 millones de dólares, frente a un déficit de 49.280 millones de dólares en febrero y un déficit de 47.400 millones de dólares en marzo del año pasado.

La mayoría de los comentaristas consideran que la balanza comercial es la información más importante sobre la salud de la economía.

Según la opinión ampliamente aceptada, un superávit en la balanza comercial se considera una evolución positiva, mientras que un déficit se percibe de forma negativa. ¿Cuál es la razón de esto?

Para el pensamiento popular, la clave del crecimiento económico es la demanda de bienes y servicios. Los aumentos y disminuciones de la demanda están detrás de los aumentos y disminuciones en la producción de bienes de la economía. Por lo tanto, para mantener la economía en marcha, las políticas económicas deben prestar especial atención a la demanda global.

Ahora, parte de la demanda de productos nacionales proviene del extranjero. La acomodación de este tipo de demanda se denomina exportación. Asimismo, los residentes locales ejercen la demanda de bienes y servicios producidos en el extranjero, lo que se denomina importación.

Se sostiene que mientras que un aumento de las exportaciones fortalece la demanda de producción nacional, un aumento de las importaciones debilita la demanda. Las exportaciones, según esta forma de pensar, son un factor que contribuye al crecimiento económico, mientras que las importaciones restan valor al crecimiento de la economía. Por lo tanto, siempre que las importaciones superan a las exportaciones, surge un déficit comercial, lo que constituye una mala noticia para la actividad económica, tal y como se refleja en el producto interno bruto (PIB).

El déficit se considera un síntoma de mala salud económica. Posteriormente, por la forma de pensar popular, lo que se necesita es un impulso de las exportaciones y una reducción de las importaciones para reducir el déficit.

Esto, se sostiene, conducirá a una mejor salud económica. El punto de vista popular sostiene que el papel del Estado y del banco central es introducir una combinación adecuada de políticas, que guiará a la economía en el camino hacia una balanza comercial «favorable».

Como resultado de la llamada balanza comercial desfavorable, los EE.UU. han levantado recientemente sus aranceles sobre las importaciones de varios países, en particular China, con el fin de hacer la balanza comercial «más favorable». Sin embargo, ¿tiene sentido todo esto?

Balanza comercial en una economía de mercado

En una economía de mercado, cada individuo vende bienes y servicios por dinero y utiliza el dinero para comprar los bienes y servicios deseados. Los bienes y servicios vendidos por un individuo podrían denominarse «exportación», mientras que los bienes y servicios comprados podrían denominarse «importación». El registro de dichos intercambios monetarios para cualquier período podría etiquetarse como la balanza comercial.

En una economía de libre mercado, las decisiones de los individuos con respecto a la venta y la compra de bienes y servicios, es decir, la exportación y la importación, se toman voluntariamente, de lo contrario no se tomarían. La aparición de un intercambio entre individuos implica que esperan beneficiarse.

Siempre que un individuo planee importar más de lo que exporta, el déficit se compensará ya sea reduciendo los ahorros existentes o tomando préstamos. El acreedor que proporciona los fondos necesarios lo hace porque espera beneficiarse de ello.

La práctica actual de agrupar las balanzas comerciales individuales en una cuenta comercial nacional es poco relevante para las empresas.

¿Qué interés puede tener un negocio con la balanza comercial nacional? ¿Le ayudará en su conducta comercial? Puesto que no existe tal cosa como el US PTY Ltd que pueda ser comprado o vendido en el mercado, el balance de la cuenta comercial nacional, no será de ninguna utilidad para las empresas.

Mientras que la balanza comercial nacional tiene poca importancia económica y es un concepto estéril, las balanzas comerciales individuales o de las empresas son cosas reales que tienen importancia económica.

Por ejemplo, el estado de cuenta comercial de una empresa en particular podría ser de ayuda para varios inversores actuales y potenciales en esa empresa. Una vez más, este no es el caso de la balanza comercial nacional.

Si bien la balanza comercial nacional nacional es una definición inofensiva, la reacción del Estado produce efectos perjudiciales. Las políticas gubernamentales que apuntan a lograr un balance comercial más «favorable» por medio de políticas monetarias y fiscales perturban la armonía en el mercado. Esta perturbación conduce a un desplazamiento de los escasos recursos de la producción de los bienes y servicios más deseados (por los consumidores) hacia la producción de bienes y servicios menos deseables.

Además, no son «los Estados Unidos» los que exportan el trigo, sino un agricultor en particular o un grupo de agricultores que exportan el trigo. Se dedican a la exportación de trigo porque esperan beneficiarse de ello.

Del mismo modo, no son «los Estados Unidos» los que importan electrodomésticos japoneses, sino un individuo de los EE.UU. o un grupo de estadounidenses. Ellos importan estos aparatos porque creen que se puede obtener una ganancia.

Si al balanza comercial nacional es un indicador importante de la salud económica, como varios comentaristas insinúan, uno se siente tentado a sugerir que sería una idea sensata tener saldos de cuentas comerciales de ciudades o regiones. Después de todo, si pudiéramos detectar el malestar económico de una ciudad o región en particular, el tratamiento del malestar nacional podría ser mucho más fácil.

Imagínese entonces que los economistas de Nueva York han descubierto que su ciudad tiene un enorme déficit de cuentas comerciales con Chicago. ¿Significa esto que la autoridad de la ciudad de Nueva York debería intervenir para hacer cumplir la reducción del déficit mediante la prohibición de las importaciones de Chicago?

Afortunadamente, no tenemos saldos de cuentas comerciales interurbanas y parece que a nadie le preocupa esta cuestión. Sin embargo, el principio de los saldos de las cuentas comerciales interurbanas también es válido para los saldos de las cuentas comerciales nacionales.

La preocupación expresada por muchos comentaristas de que una balanza comercial «desfavorable» es mala para la economía es cuestionable. Ningún individuo o grupo de individuos puede sufrir como resultado de un saldo de cuenta comercial «desfavorable». Una razón importante para el sufrimiento puede surgir de una caída en los ingresos de los individuos debido a la manipulación de la economía por parte del Estado.

Una vez más, el entusiasmo y la excitación revelados por los mercados financieros hacia los datos de la cuenta de comercio no se debe a su importancia, sino a la respuesta esperada del Estado y del banco central a los datos.

Los economistas y analistas dedican gran parte de su tiempo a adivinar la probable respuesta del gobierno o del banco central a una determinada balanza comercial. Se emplean varios métodos para pronosticar la brecha comercial y sus implicaciones en la reacción del Estado. Se utilizan modelos econométricos sofisticados para producir varios resultados posibles. Sin embargo, todo esto apenas se relaciona con los verdaderos fundamentos económicos que de vez en cuando despiertan a los analistas por medio de choques repentinos.

La falacia del concepto de la balanza comercial nacional también es pertinente para la deuda externa nacional. No existe tal cosa como la deuda externa nacional, ya que las naciones como tales no piden prestado o prestan, sólo los individuos pueden hacerlo.

En consecuencia, si un estadounidense presta dinero a un australiano, toda la transacción es asunto suyo y no de ningún otro. Tanto los estadounidenses como los australianos esperan beneficiarse de esta transacción.

Por lo tanto, agrupar la deuda externa de las personas en el total de la deuda externa nacional es también otra práctica cuestionable. ¿Qué se supone que significa este total? ¿De quién es esta deuda? ¿Qué hay de todos esos individuos que no tienen deuda externa? ¿Deberían también ser responsables de la deuda externa nacional?

La única situación en la que los australianos deben preocuparse por la deuda externa es cuando el Estado contrae la deuda. El Estado no es una unidad generadora de riqueza y como tal obtiene su sustento del sector privado.

En consecuencia, cualquier deuda externa del Estado en la que se incurra significa que el sector privado tendrá que pagar la factura en algún momento en el futuro.

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire