Mises Wire

Home | Wire | El Estado no nos salvará de las corporaciones «concientizadas»

El Estado no nos salvará de las corporaciones «concientizadas»

  • woke.PNG
0 Views

Tags Teoría Política

09/05/2019

Desde los zapatos que usas hasta el helado que comes, la política ha encontrado una manera de colarse en algunos de los aspectos más mundanos de nuestras vidas. La nueva tendencia de «Woke Capital», en la que las empresas están promoviendo activamente causas de justicia social, ha hecho que muchos mercaderes se rasquen la cabeza ante la forma en que las empresas estadounidenses se han subido a esta ola de progresismo.

Tomemos por ejemplo la empresa de helados Ben & Jerry's. Ben & Jerry's ha hecho una señalización de virtud sobre los preocupados izquierdistas. Se aseguró de mostrar sus credenciales progresistas a través de su lanzamiento de un sabor de helado de temas de resistencia e incluso llegó a respaldar el New Deal Verde.

Este Woke Capital también estaba en plena exhibición cuando Nike decidió tirar de su línea de zapatos con la bandera de Betsy Ross gracias a la presión del ex jugador de la NFL Colin Kaepernick. Ahora activista, Kaepernick veía la bandera de Betsy Ross como una imagen de racismo debido a su creación durante la Revolución Americana cuando la esclavitud todavía estaba presente.

Una tendencia similar de activismo político que se ha vuelto corporativo ha surgido cuando se trata de temas de cuña como los derechos de las armas. Compañías como Salesforce recientemente dejaron de hacer negocios con organizaciones que venden rifles semiautomáticos y accesorios para armas de fuego. Esta decisión es parte de una ola más grande de control de armas corporativas que se está llevando a cabo desde el tiroteo en Parkland en 2018.

Las corporaciones siguen los pasos del Estado

La amenaza de la acción estatal ha afectado a muchas formas de asociaciones privadas y también se ha filtrado en la cultura. El «Estado terapéutico de gestión» que vemos hoy en día funciona como una asociación público-privada donde la cultura de lo políticamente correcto es empujada como un medio de resocializar al público. Los actores corporativos son ahora muy conscientes de ello y trabajan para superar a sus amos del PC en la arraigada burocracia de los países en desarrollo tratando de ser «despertados» en la sala de juntas.

Las grandes tecnológicas son un gran ejemplo. Las purgas del año pasado de personalidades políticas como Alex Jones en los medios sociales demostraron esta nueva forma de policía corporativa. Sin embargo, la fuerza contundente del estado todavía acechaba en el fondo, como lo notó Justin Raimondo durante la saga de desplataformización de Jones:

Todo esto no fue suficiente para el senador Chris Murphy (D-Connecticut), quien exigió saber si el plan era derribar sólo «un sitio web». Sin duda tiene toda una lista de sitios que le gustaría derribar. Aún más inquietante, se reveló que el Senador Mark Warner (D-Virginia) había hecho una amenaza directa a estas compañías, quien envió un memorando enumerando todas las formas en que el gobierno podría tomar medidas enérgicas contra Big Data si se negaba a limpiar el Internet de material «divisivo».

Aunque las amenazas del senador Murphy no dieron lugar a ninguna acción legislativa directa, muchas compañías conocen bien el poder del estado para modificar el comportamiento privado. La voluntad del Estado administrativo de poner las pinzas en actividades supuestamente discriminatorias está bien documentada. Por lo tanto, estas empresas tienen todos los incentivos para comportarse de la mejor manera posible, y en algunos casos van más allá al ser «despertadas» para evitar la persecución burocrática.

¿Cambiando la cultura corporativa?

Es intrigante que no haya habido mucho empuje contra la señalización de virtudes corporativas de los consumidores. Esto indica cierto grado de tolerancia cultural por parte de una gran parte de la población. Piénsalo, ¿cuándo fue la última vez que un boicot conservador masivo a una empresa que promulgó políticas «despertadas» condujo a su bancarrota?

El punto de Bill Anderson sobre cómo «los fundamentos de la propiedad privada, los precios y las ganancias y pérdidas» no pueden ser ignorados en ninguna operación comercial es válido, pero pasa por alto una tendencia que ha tenido lugar durante las últimas décadas: hasta qué punto la base de consumidores estadounidenses ha sido re-socializada por el estado empresarial y sus numerosos mecanismos de adoctrinamiento.

Paul Gottfried hace una observación interesante sobre los titanes corporativos y los consumidores en el siglo XXI cuando se relaciona con la desplataformización:

Muchos de los que se aprovechan de la invención de Zuckerberg tienen las mismas creencias políticas y culturales. Ni siquiera estoy seguro de que las decisiones tomadas por Facebook y Google aquí y en Europa Occidental para expulsar a los políticos conservadores de sus sitios sea una mala práctica comercial. Tal vez la mayoría de los usuarios de estas comodidades de Internet dan la bienvenida a la intolerancia de P.C.

Gottfried también explica cómo los empresarios de la Edad de Oro como Cornelius Vanderbilt, John D. Rockefeller y Andrew Carnegie generalmente tenían puntos de vista más tradicionales y «eran protestantes devotos, y vivían en sociedades en las que se esperaba que tanto los ricos como los pobres se conformaran a ciertas propiedades burguesas que ya casi no existen». En resumen, no hay suficiente oposición colectiva para igualar al Estados Unidos Corporativo «concientizado» (n. del t., de woke en inglés) del siglo XXI ni a los grupos activistas que presionan constantemente para que haya más diversidad e inclusión en el lugar de trabajo.

Lo que vemos ahora es tanto un liderazgo corporativo que es culturalmente receptivo a la cultura de la justicia social como una base de consumidores más apática que no se preocupa lo suficiente por la política de estas compañías como para rebelarse contra ellas a través del bolsillo.

Algunos políticos de derecha han sugerido una regulación adicional del Estado en represalia contra estas empresas. Pero para los más inclinados al laissez-faire, la acción de los consumidores y una sociedad civil robusta son más importantes que nunca. En lugar de enfocarse exclusivamente en las elecciones, los comerciantes libres deben cambiar su energía hacia los negocios y los esfuerzos culturales. En estos ámbitos, las condiciones de competencia son más equitativas. El lado positivo de esta nueva tendencia del Woke Capital es que este tipo de batallas incentivará a los defensores del libre mercado para que pongan más piel en el juego y construyan alternativas viables a las estructuras corporativas actuales.

Por ejemplo, los accionistas de Amazon rechazaron varias propuestas dirigidas por los empleados que incluían un plan para abordar el cambio climático. Del mismo modo, los accionistas de Google rechazaron un plan para vincular la remuneración de los ejecutivos a los objetivos de diversidad. A través de la presión de los accionistas, los que tienen inclinaciones al libre mercado pueden hacer oír su voz. Más sala de juntas, menos urnas.

Lo último que debemos hacer en estas situaciones es traer al gobierno a «normalizar» la conducta empresarial. En todo caso, el siglo pasado ha demostrado que la intervención del gobierno en los asuntos privados lo ha dejado todo fuera de control. A medida que la sociedad estadounidense se polariza más y el gobierno mantiene su crecimiento automatizado, las estrategias alternativas que promueven la descentralización política son cruciales.

José Niño is a Venezuelan-American freelance writer.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire