Mises Wire

Home | Wire | 30 años después: la visión de Margaret Thatcher para Europa revisada

30 años después: la visión de Margaret Thatcher para Europa revisada

  • eu1.PNG
0 Views

Tags Proteccionismo y Libre ComercioHistorial Mundial

09/20/2018

Europa se encuentra hoy en medio de un debate sobre el futuro de la Unión Europea. No es el primero: antes de que se aprobara el Tratado de Maastricht en 1992, los líderes políticos discutían también sobre hacia dónde se dirigía la UE, o como se llamaba entonces, la Comunidad Europea. ¿Debería seguir el camino de la "unión cada vez más estrecha" o volver a los principios fundamentales? Hubo una división que atravesó Europa en preguntas como esta.

Esta fue la situación en la que la primera ministra británica Margaret Thatcher se encontró el 20 de septiembre de 1988, cuando se paró frente a una multitud en el Colegio de Europa en Brujas. "Decidí que había llegado el momento de luchar contra lo que yo veía como la erosión de la democracia por la centralización y la burocracia, y para establecer una visión alternativa del futuro de Europa", escribiría más tarde en sus memorias The Downing Street Years.

El resultado fue el infame pero magnífico "discurso de Brujas", que estuvo lejos de ser antieuropeo, sino una severa advertencia contra Bruselas y un intento de salvar a la UE a raíz de que los federalistas piden más y más integración. Esta semana, estamos celebrando el trigésimo aniversario de este discurso. Y, como resultado, ha resistido la prueba del tiempo sorprendentemente bien. De hecho, muchas de las advertencias que Thatcher presentó son aún más ciertas hoy (que puedes leer en nuestro nuevo estudio).

El patrimonio europeo

En la visión de Thatcher, la herencia europea es de crucial importancia. Ella trata de enseñarnos que Europa puede estar orgullosa de su historia. Si bien las guerras desempeñaron un papel demasiado importante en el pasado, Europa sigue siendo el continente en el que el ideal de la libertad individual prevaleció antes que en ningún otro lado. Es el continente que dio a luz muchas de las mayores innovaciones, piezas artísticas, obras literarias e intelectuales que el mundo haya visto jamás.

Gran Bretaña ha jugado un papel fundamental en la historia europea, Thatcher deja en claro: "Nuestros vínculos con el resto de Europa, el continente de Europa, han sido el factor dominante en nuestra historia". Gran Bretaña ha contribuido poderosamente a la historia europea y sus valores con la Carta Magna, la Revolución Gloriosa y muchos otros pasos importantes en el camino hacia la libertad. Pero también ha beneficiado a Gran Bretaña de su conexión con la Europa continental, por ejemplo, al haber "tomado prestado ese concepto del estado de derecho que distingue a una sociedad civilizada de la barbarie".

Esta relación especial, dice Thatcher, debe conservarse. Hoy, esto es aún más cierto: en la víspera de Brexit, es de suma importancia mantener intacta esta comprensión mutua entre las dos partes, independientemente de si Gran Bretaña está dentro o fuera de la UE.

A pesar de la milenaria historia europea de (mucho) éxito, debemos recordar que es la larga historia de Europa lo que es importante, no la UE (esta última tiene tan solo sesenta años): "Europa no es la creación del Tratado de Roma. La idea europea tampoco es propiedad de ningún grupo o institución." No todos los que critican a la UE son automáticamente antieuropeos, un punto importante en el mundo de hoy en el que Europa y la UE son la mayoría de las veces utilizadas como sinónimos.

Más bien, la Unión Europea es una herramienta que puede utilizarse para promover los valores que los europeos defendieron con tanta frecuencia en el siglo XX: la UE "no es un fin en sí misma", sino "un medio práctico por el cual Europa puede garantizar la prosperidad futura". y la seguridad de su gente ".

Una Europa de libre empresa y libre comercio

¿Cuál es el camino hacia la prosperidad futura? Para Thatcher, es "desregular y eliminar las restricciones al comercio". Significa "acción para liberar mercados, acción para ampliar las opciones, medidas para reducir la intervención del gobierno". En lugar de aumentar la centralización y los esfuerzos reguladores, Europa debería seguir siendo un campeón de la libre empresa. La historia, y la Unión Soviética, deberían ser una prueba suficiente de que la toma de decisiones centralizada no funciona.

Sin embargo, la UE no solo debería ser pro-comercial en el interior. En su lugar, debería estar orientado globalmente: "Europa nunca habría prosperado y nunca prosperaría como un club de mente cerrada e introspectivo", advirtió. El libre comercio con el mundo exterior, algo de lo que la UE carece hasta hoy (mientras obliga a todos los estados miembros a cumplir con su política comercial), es una de las competencias más importantes de Bruselas: "debemos asegurarnos de que nuestro enfoque del comercio mundial es consistente con la liberalización que predicamos en casa".

Para esto, se necesita una fuerte relación con Estados Unidos. Para Margaret Thatcher, los EE. UU. Fueron hasta cierto punto parte de Europa, "en el sentido de que ella comparte un patrimonio común de valores civilizados y un amor a la libertad". Es un ajuste natural entre los dos lados del Atlántico, ya que los valores centrales se comparten entre sí. Ante las actuales guerras comerciales y las agresiones de ambas partes, sería peor si esta relación se desperdiciara en unos pocos meses.

Contra Eurotopia

Si hay algún argumento con el que el primer ministro golpeara a casa continuamente, era su cruda oposición a un estado federal centralizado, gobernado por la burocracia de Bruselas. La idea de un Estados Unidos de Europa es una utopía que "nunca llega, porque sabemos que no nos gustaría si lo hiciera". En lugar de que los políticos intenten crear una identidad europea única, el mantra debería ser la unidad en la diversidad: "Europa será más fuerte precisamente porque tiene a Francia como Francia, España como España, Gran Bretaña como Gran Bretaña, cada una con sus propias costumbres, tradiciones e identidad. Sería una locura tratar de encajarlos en algún tipo de personalidad europea identikit".

En opinión de Margaret Thatcher, la UE debería seguir siendo una organización supranacional que se basa en la cooperación voluntaria entre Estados soberanos, en lugar de un Estado federal. Quizás se sintió sola con esta opinión cuando la presentó hace treinta años. Pero hoy, con otro debate sobre el futuro de la Unión Europea, e incluso más adelante en el camino de la "unión cada vez más estrecha", debemos tener en cuenta lo que dijo Lady Thatcher y "levantar la bandera de la soberanía nacional, el libre comercio y la libre empresa, y luchar". De hecho, como escribió el primer ministro en sus memorias, "si alguna vez hubo una idea a la que su tiempo había llegado y se había ido seguramente era la del mega-estado artificial".

Kai Weiss is the Research and Outreach Coordinator at the Austrian Economics Center and a board member of the Hayek Institute. Follow him on Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire