Mises Wire

Home | Wire | 3 maneras de ayudar a cerrar la brecha de riqueza racial

3 maneras de ayudar a cerrar la brecha de riqueza racial

  • closing1.PNG
0 Views

05/08/2019

Los medios de comunicación han puesto mucho énfasis en la brecha de riqueza racial. Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, en 2014, los hogares sólo para blancos tenían un valor neto medio de 102.800 dólares, mientras que la estadística correspondiente era de 17.530 dólares para los hogares sólo para hispanos de cualquier raza y de 9.590 dólares para los hogares sólo para negros. Estas son proporciones de aproximadamente 5:1 y 10:1 para los hogares blancos en comparación con los hogares hispanos y negros, respectivamente. Hay muchas explicaciones propuestas para esta brecha en los medios de comunicación y en el mundo académico, incluidas las causas históricas y actuales. Aunque indudablemente hay miles de causas y explicaciones para la brecha de riqueza, simplemente quiero señalar tres formas relativamente sencillas en las que podemos empezar a avanzar hacia el cierre de esta brecha.

Los bajos tipos de interés perjudican a las pequeñas empresas propiedad de minorías

Los economistas de la tradición austriaca han señalado desde hace mucho tiempo que los tipos de interés artificialmente bajos favorecen ciertos tipos de inversiones sobre otros, incluyendo «bienes de capital más duraderos» y «procesos de producción más redondeados». Aunque discutido por economistas de tradición keynesiana, Benjamin Thompson apunta a un nuevo documento de la Oficina Nacional de Investigación Económica que encontró mucha evidencia empírica para apoyar esta afirmación austriaca sobre los bajos tipos de interés. En resumen, los bajos tipos de interés tienden a favorecer a las grandes empresas al incentivar las grandes inversiones a largo plazo en detrimento de las pequeñas inversiones a corto plazo, lo que claramente beneficia a los grandes actores del mercado frente a las pequeñas empresas.

¿Qué tiene que ver esto con la brecha de riqueza racial? Una de las mejores maneras de crear riqueza es estableciendo un negocio exitoso. Un informe de la Administración de Pequeñas Empresas de los Estados Unidos encontró que las empresas propiedad de minorías, específicamente las que son propiedad de estadounidenses negros e hispanos, tienden a ser más pequeñas en tamaño que las que son propiedad de estadounidenses blancos no hispanos. Por ejemplo, sólo el 4,2 % de las empresas de propiedad de negros y el 8,7 % de las empresas de propiedad hispana tienen empleados, en comparación con el 21,8 % de las empresas de propiedad blanca. De manera similar, dentro de las empresas que sí tienen empleados, el número promedio de empleados es de sólo 8,9 por empresa para las empresas de propiedad de negros y 8,1 para las empresas de propiedad de hispanos, mientras que la estadística correspondiente para las empresas de propiedad de blancos es de 11,6.

En general, el informe señala muchos factores diferentes que contribuyen a las disparidades en los ingresos, el empleo y la prevalencia de las empresas no pertenecientes a minorías frente a las de propiedad de minorías. Sin embargo, los datos indican claramente que, en promedio, las empresas propiedad de minorías son más pequeñas. Por lo tanto, invertir las políticas que inhiben el crecimiento y la competitividad de las pequeñas empresas, incluidos los tipos de interés artificialmente bajas, podría ayudar a los hogares de las minorías a generar y mantener una mayor cantidad de riqueza. Esto no sólo contribuirá al menos a cerrar la brecha de riqueza, sino que también ayudará a mantener una economía más competitiva y resistente a la concentración de cuotas de mercado.

La licencia ocupacional desincentiva el espíritu emprendedor

El aumento de los tipos de interés no es la única manera de ayudar a las pequeñas empresas a crecer y ayudar a los hogares de las minorías a establecer su riqueza. Los grandes costos iniciales, como el registro de empresas, la concesión de licencias y el cumplimiento de las normas, dificultan a las pequeñas empresas la obtención de capital inicial suficiente para iniciar su negocio. Dado el hecho ya establecido de que las minorías tienen más probabilidades de poseer pequeñas empresas y de tener una riqueza desproporcionadamente menor para invertir en la creación de una empresa, es lógico que el aumento de los costes de puesta en marcha de las pequeñas empresas perjudique a los empresarios de las minorías.

Ilya Shapiro ofrece un ejemplo destacado de este principio en su relato de las tribulaciones de Ndioba Niang y Tameka Stigers. Son dos trenzadores africanos que fueron llevados a la corte por la Junta de Cosmetología de Missouri porque no tenían la licencia de cosmetología apropiada para trenzar el cabello, una licencia que cuesta miles de dólares y muchas horas de trabajo no remunerado para obtener. Finalmente, el tribunal estuvo a favor de la Junta de Cosmetología de Missouri, y a Ndioba y Tameka se les impidió ganarse la vida trenzando el cabello. La justificación de leyes de concesión de licencias como éstas es que protegen la salud y la seguridad públicas, impidiendo que consumidores desinformados soliciten servicios o productos de baja calidad. Sin embargo, hay maneras de obtener los beneficios de las leyes de concesión de licencias sin castigar desproporcionadamente a las pequeñas empresas y a las minorías.

Por ejemplo, la concesión de licencias podría ser opcional, y el gobierno podría simplemente exigir que las empresas dejen claro a los consumidores si tienen una licencia o no. Por lo tanto, si la licenciatura realmente protege la salud y la seguridad pública, los consumidores elegirán en gran medida empresas con licencia del gobierno. Se podría argumentar que si la concesión de licencias fuera opcional, entonces ninguna empresa pagaría el dinero para obtener una licencia. Sin embargo, de las 102 ocupaciones que requieren alguna forma de licencia, sólo el 15 % de las ocupaciones tienen licencia en 40 o más estados, y el número promedio de estados que requieren licencia para cualquier profesión es de 22. Por lo tanto, hay muchos estados donde estas ocupaciones no tienen licencia, lo que sugiere que incluso los negocios sin licencia tienden a no amenazar la salud y la seguridad de ninguna manera significativa.

La confiscación de activos civiles tiene como objetivo la riqueza de las minorías

Además de las políticas que promueven el crecimiento de la riqueza acumulada por las minorías, también deberíamos abolir las políticas que roban directamente la riqueza de personas inocentes. El decomiso de activos civiles esencialmente permite a la policía incautar bienes de personas, siempre y cuando se sospeche que los bienes están conectados con un delito. En 43 estados, entre el 50 % y el 100 % de los bienes confiscados pueden ser utilizados como fondos para los departamentos de policía, lo que presenta un motivo de beneficio directo para confiscar los bienes de las personas, independientemente de su inocencia. Además, a fin de recuperar los bienes, muchos estados exigen que las víctimas de la confiscación de bienes civiles acudan a las cortes, lo cual es un proceso costoso que muchas personas no pueden permitirse porque no se les proporciona un abogado para los casos tomados contra los bienes.

Un artículo de James Devereaux señala un estudio del departamento de economía de la Universidad George Mason, que encontró que los departamentos de policía que retienen ingresos del decomiso de activos están vinculados a tipos desproporcionadamente mayores de arrestos de estadounidenses negros e hispanos, y este efecto no es sorprendente que ocurra bajo períodos de presupuestos limitados. Poner fin a la apropiación desproporcionada de la riqueza de las minorías sin el debido proceso es una manera obvia de tratar de cerrar la brecha de riqueza racial.

Aunque los defensores del decomiso de activos civiles argumentan que las leyes ayudan a combatir los grandes cárteles de la droga y el crimen organizado, esto no requiere que se permita a los departamentos de policía tomar bienes sin una condena. Como mínimo, sería justo y económicamente aconsejable ordenar una condena antes de permitir el decomiso de bienes civiles. Sin embargo, incluso esto podría incentivar prácticas inmorales como plantar pruebas falsas o relatos deshonestos de encuentros con civiles, especialmente cuando se trata de arrestos por drogas. En última instancia, sería muy aconsejable encontrar una nueva forma de combatir los cárteles de la droga y la delincuencia organizada.

Pequeñas reformas que dan grandes beneficios

En última instancia, la brecha de riqueza racial es un fenómeno socioeconómico complejo con innumerables explicaciones y soluciones plausibles, pero la buena noticia es que, independientemente de sus causas, existen iniciativas políticas tangibles y directas que pueden reducir la disparidad. El aumento artificial de los tipos de interés bajos, la eliminación de la licencia ocupacional y la revocación de la confiscación de bienes civiles son políticas aparentemente no relacionadas e irrelevantes; sin embargo, lo que todas ellas tienen en común es que no requieren objetivos políticos complejos, sino más bien la simple revocación de leyes injustas existentes. Independientemente de las causas históricas debatidas, centrarse en las injusticias existentes puede ayudar a avanzar hacia una unión más perfecta.

Jordan is a 3rd-year Biochemistry and Cell Biology major at the University of California San Diego. He is co-founder of the volunteer organization San Diego Health Connect, a student researcher at Sanford Consortium for Regenerative Medicine, and co-founder of the non-profit Mukta.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire