Mises Wire

Home | Wire | ¿Quieres una Sociedad Socialista? Primero, abandona tus esperanzas y sueños.

¿Quieres una Sociedad Socialista? Primero, abandona tus esperanzas y sueños.

  • pawns.PNG
0 Views

Tags Socialismo

08/06/2018

El debate sobre el socialismo ha surgido una vez más con la reciente victoria en las elecciones primarias del Congreso de Alexandria Ocasio-Cortez, de 28 años, miembro de los Socialistas Democráticos de América, en el 14º Distrito Congresional de Nueva York. El socialismo a menudo se desprecia por sus muchos fracasos, pero aún mantiene el apoyo de las mentes jóvenes y viejas por ser "grande en teoría, pero no en la práctica". Esta vieja ocurrencia está representada por las generaciones de pensadores que han intentado mejorar el sistema económico, pero ignoran la verdad innegable: que el socialismo, en todas sus manifestaciones, es insostenible tanto en la teoría como en la práctica.

En la historia reciente hemos visto el ascenso y la caída de muchos Estados socialistas. Si bien los Estados auto-declarados, socialistas, se mantienen vivos gracias a las escasas reformas de mercado o al apoyo de las naciones vecinas, mantienen un control despótico y un bajo nivel de vida. Debemos preguntar qué causó que estas naciones se desarrollaran y luego evolucionaran tan rápidamente. Específicamente, ¿qué tiene cada Estado en común? Cada nación varía dentro de su organización política y económica, pero todas comparten una toma de decisiones centralizada, también conocida como planificación central.

Este atributo fundamental de los grandes Estados industriales y agrícolas se representa mejor mediante un simple experimento mental, que destaca el conflicto que existe entre el gobierno y la sociedad.

No se permite el Individualismo

Para mostrar esta relación, creemos nuestra propia sociedad imaginaria planificada. Imagina que eres la cabeza de tu propio país. Usted está a cargo de tomar decisiones que conduzcan al mayor beneficio de su nación. Esto puede ser simple de hacer con solo unas pocas personas, pero las naciones reales no consisten en sólo unas pocas personas de ideas afines. En realidad, contienen varios millones de personas con objetivos y deseos que pueden no reflejar los de su autoridad central. Cuando las decisiones están centralizadas, carecerá de la participación significativa y la entrada de aquellos que se verán afectados por las políticas creadas. Esto conducirá a un gran desacuerdo e insatisfacción entre la ciudadanía. Debido a la falta de información y la capacidad de satisfacer todas las condiciones, le resultará prácticamente imposible planificar de manera centralizada con éxito, como ha sido el destino de todos los países que lo han intentado.

Esta falla más inherente y observable en la teoría socialista se refiere a la abolición de la propiedad privada. El aspecto más atractivo del socialismo para muchos es la afirmación de que bajo el socialismo, la propiedad privada será abolida o será propiedad colectiva para lograr una distribución equitativa de los recursos. Esta proposición es citada por Karl Marx que los recursos deben ser distribuidos por un planificador central "para cada uno según sus necesidades". Esto plantea la pregunta: ¿cómo logrará el planificador central esta distribución equitativa con la abolición de la propiedad privada? Cuando la propiedad privada deja de existir, no hay nada que comprar y vender. Cuando no hay nada para comprar y vender, el significado universal de ofertar o hacer ofertas de intercambio necesariamente se va con él. El dinero se volverá obsoleto en esta visión de la sociedad y, debido a ello, la sociedad no tendrá términos de intercambio acordados. Cuando no hay términos de intercambio acordados, no habrá precios para transmitir el valor relativo de los bienes y servicios.

Aquí es donde la teoría socialista se rompe en todas las aplicaciones prácticas. Los precios son el medio de reflejar toda la información disponible dentro del mercado. Los precios son la señal de cada productor y consumidor individual para informarse mutuamente sobre la preferencia relativa o la escasez de todos los bienes y servicios disponibles. Cuando la abolición de la propiedad privada conduce a la abolición de los precios, cada actor dentro del mercado, incluido el supuesto planificador central omnisciente, pierde un dispositivo calculador vital que dicta cómo aplicar eficientemente los medios de producción a usos alternativos para lograr la máxima eficiencia y bienestar dentro de la sociedad. Esto a su vez hace que los planificadores centrales tengan el objetivo de planificar económicamente con la máxima eficiencia y el respeto por el bienestar como una imposibilidad.

Con este error en la teoría socialista, el proceso para incluso comenzar a tomar decisiones para una nación con tantas opiniones contrapuestas primero debe establecer una meta hacia la cual pueda dirigir a la sociedad. Con ese objetivo en mente, debe asignar mérito a cada una de las muchas necesidades y deseos de los ciudadanos, otorgando mérito solo a aquellos que promueven los intereses de la "sociedad". Estos méritos pueden tomar la forma de un aumento en el pago de industrias deseables, privilegios especiales e incluso el castigo para aquellos que actúan en oposición a este objetivo. Ningún objetivo tiene una posibilidad de éxito a menos que toda la sociedad se movilice para lograrlo; por ejemplo, proscribir el asesinato solo puede producir resultados deseables si la ley se aplica en todas partes. Tal movilización, como las leyes para evitar el asesinato, solo son viables cuando se maneja con la amenaza de la fuerza detrás de ellos.

Hazlo por la "Sociedad"

El error fundamental dentro de este método de gobierno es que cuando la sociedad se organiza por la fuerza en lugar de la libre elección, los líderes necesariamente deben sacrificar las necesidades, los deseos y las libertades de aquellos que se desvían de su dirección. Este destino de todas las sociedades socialistas son el resultado de la mala asignación de recursos que ocurre en ausencia de una toma de decisiones descentralizada. Esta ineficacia promoverá que los líderes intenten corregirlo al redirigir esos objetivos a fines que de otro modo no habrían sido parte de la intención y el deseo del individuo. Esto significa que cada ciudadano estará sujeto a sacrificar sus propios objetivos para promover los de los planificadores centrales. Si desea crear una sociedad industrial, debe sacrificar el producto de los pintores, músicos y escultores. Si desea una sociedad basada en los méritos y los beneficios de la agricultura, debe estar preparado para sacrificar la opulencia derivada de la industria.

No importa cuán virtuosa sea una meta u objetivo, nunca podrá reunir a una sociedad completamente detrás de usted por un período de tiempo con el uso de la fuerza, ya que la fuerza creará un desplazamiento hacia cualquier autoridad, y usted solo terminará con muchos objetivos y metas sacrificadas. Es solo por la destrucción de la individualidad que cualquier objetivo predeterminado puede esperar alcanzarse.

La idea errónea más popular hoy en día es que estas infracciones a las libertades civiles no pueden ocurrir bajo el socialismo porque se supone que tiene una base democrática. Esto es absurdo ya que el socialismo debe ser fundamentalmente antidemocrático. El propósito de cualquier sociedad socialista recomendada es alcanzar algún óptimo supuesto del que la sociedad pueda funcionar. Este es el "objetivo" que se establece. Ya sea la igualdad, la industria o el ocio, no cambia el sistema que se instalará para alcanzar ese objetivo. Además del peligro obvio y documentado del gobierno de la mayoría, cualquier decisión democrática tendría que ser aplicada por alguna autoridad central; sin uno no habría posibilidad de lograr tal objetivo. Cuando se realiza la autoridad central, la individualidad de cada ciudadano será usurpada por la sociedad colectiva y se producirá una planificación central. La democracia solo puede servir como un medio para el socialismo, un fin por lo demás antidemocrático.

La sociedad justa no es un juego de ajedrez donde podemos movernos alrededor de cada persona como existen para llevar a cabo la voluntad de "la gente". No debemos olvidar que en la vida real, estos "peones" se mueven con sus propios objetivos. Si nos apartamos de la idea de que cada persona es un individuo con sus propios atributos y objetivos únicos, podemos garantizarnos que solo la miseria y el despotismo seguirán rápidamente.

Aaron Banks is a recent high school graduate from Illinois and will be attending college in Chicago this fall, majoring in economics. While at Champaign Central high school, Aaron placed second in economics at the Illinois Future Business Leaders of America State competition and went onto compete internationally with the United Sates' top 200 students in the category of economics.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire