Power & Market

La misión del Instituto Mises, en un párrafo

08/14/2018Jeff Deist

La misión del Instituto Mises, tal y como la presagiaba Ludwig von Mises en su reseña de 1962 de El hombre, la economía y el estado, de Murray Rothbard:

Si queremos evitar la destrucción de la civilización occidental y el retorno a la miseria primitiva, debemos cambiar la mentalidad de nuestros conciudadanos. Debemos hacer que se den cuenta de lo que deben a la muy vilipendiada “libertad económica”, el sistema de libre empresa y el capitalismo. Los intelectuales y aquellos que se califican a sí mismos como cultos deben usar sus mayores capacidades cognitivas y poder de razonamiento para la refutación de las ideas erróneas acerca de los problemas sociales, políticos y económicos y para la diseminación de una correcta comprensión del funcionamiento de la economía de mercado. Deben empezar familiarizándose con todos los problemas implicados, para enseñar a los que están cegados por la ignorancia y las emociones. Deben aprender para adquirir la capacidad de ilustrar a los muchos desorientados.

Toda la reseña es fantástica y demuestra el grado en que Mises consideraba al joven Rothbard un economista eminente y pionero: nada menos que un contribuidor “histórico” a la ciencia de la praxeología. Una enorme alabanza.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

"Aprobación de la FDA" es un esquema monopolista para limitar la competencia

08/13/2018Hunter Lewis

Hace un año, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó un "medicamento" llamado Endari para tratar la enfermedad de células falciformes, que afecta a unos 100.000 estadounidenses de ascendencia africana y alrededor de 25 millones más fuera de los EE. UU. Precio: $ 28,000 al año.

Entonces, ¿Qué es el Endari? Cualquier cosa aprobada por la FDA legalmente se convierte en un "medicamento". Pero algunos han notado que este "medicamento" es solo una dosis más alta de  L-glutamina, un aminoácido común que está en nuestros alimentos y que nuestros cuerpos también producen. De hecho, la agencia misma describe este "medicamento" como "polvo oral de L-glutamina". Los aminoácidos son los componentes básicos de las proteínas y también los utilizamos para otros fines.

Así que aquí tenemos un "medicamento" destinado a ayudar a los estadounidenses de ascendencia africana, pero debido a que ha sido aprobado por la FDA, ahora cuesta más de $500 por semana. Normalmente, los "medicamentos" se benefician de dos concesiones de monopolio gubernamental: primero una patente y luego la aprobación de la FDA. Eso asegura que no haya competencia y la capacidad de cobrar más de lo que sería sin un mercado restringido por el gobierno.

La glutamina, al ser una sustancia natural, no puede patentarse por sí sola, pero la aprobación de la FDA aún garantiza un monopolio, porque nadie más querrá pagar el costo de ingresar al mercado. El costo total de obtener la aprobación es de miles de millones. Incluso el Endari, aprobado bajo la "Ley de Medicamentos Huérfanos", habría costado lo suficiente como para mantener a un competidor fuera, y además la FDA no se vería bien en una segunda solicitud bajo esa Ley. La aprobación de la FDA también es crucial porque Medicaid, Medicare y los veteranos pagarán por ello. No pagarán un suplemento, incluso si es lo mismo, incluso si cuesta menos de una décima parte.

Todavía hay un medicamento existente para la enfermedad de células falciformes llamada Hidroxiurea, que también cuesta menos de una décima parte que el Endari, pero que tiene efectos secundarios graves. El inserto advierte sobre la anemia y la leucemia, y además puede no funcionar.

Sin embargo, algunas compañías de seguros le dicen a los médicos que sigan usando Hidroxiurea primero. Por supuesto, no le piden a los médicos que hagan lo lógico que es usar el suplemento de glutamina.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Aranceles: Aumentos de Impuestos envueltos en la Bandera

08/04/2018Doug French

Los aranceles de Trump son simplemente, en palabras del economista Murray Rothbard, "no solo tonterías, sino tonterías peligrosas, destructivas de toda prosperidad económica". Los dueños de los negocios que sufren esta intervención gubernamental torpe deberían ser los primeros en quejarse, ya sea que hayan votado por Trump o no.

Le pregunté a un amigo del propietario de un negocio (un fan del presidente), lo que el propietario pensó de los aranceles. "Él está por ellos", fue la respuesta.

"Pero sus ganancias tienen que verse afectadas", le respondí, "ya que usa acero en su fabricación".

"Sí, pero él piensa que todo saldrá bien a la larga", fue la respuesta.

"Pero, sus ganancias se están desviando al gobierno. ¿No preferiría él tener las ganancias que el gobierno?"

"Sí, pero no se venden autos Estadounidenses en China", respondió mi amigo, utilizando una de las frases del presidente.

Tonterías peligrosas de hecho.

Nelson Schwartz del New York Times informa que tiene un sentimiento similar en Banner Metals en  Columbus, Ohio. "No estoy buscando lo que es mejor para Banner en este momento", le dijo a Schwartz Bronson Jones, un copropietario de la compañía y su presidente ejecutivo. "Estoy buscando lo mejor para la economía nacional. Se han aprovechado de los Estados Unidos durante demasiado tiempo".

¿Qué? La Reserva Federal y el Tesoro conspiran para conjurar dólares del éter, y estas cantidades en un libro de contabilidad o pedazos de papel son intercambiables por bienes reales, pero, de alguna manera, ¿se ha hecho mal a los Estados Unidos? ¿Cómo podría alguien, el dueño de un negocio nada menos, creer tal cosa?.

"No somos, si es que alguna vez fuimos, un mundo de agricultores autosuficientes", escribió Rothbard. "La economía de mercado es una gran red en todo el mundo, en la que cada individuo, cada región, cada país, produce lo que es mejor, relativamente más eficiente e intercambia ese producto por los bienes y servicios de los demás".

"Si sale de mi sueldo, que así sea", dijo el técnico de mantenimiento de Casey Jackson al Times. "Tienes que ver el panorama general. Ese pequeño sacrificio que hacemos creará empleos".

No, ese sacrificio destruye empleos. Lo que se le quita a Jackson se le da a productores ineficientes que desperdiciarán capital y finalmente extinguirán empleos. "El proteccionismo es simplemente un alegato de que los consumidores, así como también la prosperidad general, se ven perjudicados para conferir un privilegio especial permanente a los grupos de productores ineficientes, a expensas de las empresas competentes y de los consumidores", escribió Rothbard.

Sin embargo, las víctimas de aranceles están respaldadas por su hombre. "Va por la yugular, que es el estilo típico de Trump", dijo Jones. "No estoy acostumbrado, y no es un estilo presidencial al que estamos acostumbrados. Pero él es el único presidente que ha tomado una postura significativa sobre el comercio, y necesitamos un enfoque descarado".

El libre comercio real sería un enfoque descarado, no ir a toda máquina por Smoot-Hawley. Pero no trates de convencer a los muchachos en el piso de la tienda Banner de cualquier chanchullo de economía 101. "Es agresivo, es difícil, y él [Trump] no retrocederá", dijo Jackson. "Usar el comercio como moneda de cambio ayudará a otra persona a poner comida sobre la mesa".

Todd Grizzle, un técnico de mantenimiento de 25 años, aportó sus dos centavos y dio en el clavo. "Me gusta la idea de que los Estados Unidos tengan aliados", dijo. "Pero si esto puede traer más empleos a Estados Unidos, eso es algo bueno".

Los consumidores pagarán más por los productos, algunas personas perderán sus empleos o recibirán recortes salariales, pero todo vale la pena para el rojo, el blanco y el azul. Rothbard explicó el peligro hace décadas. Los aranceles y el proteccionismo "es un tipo de rescate peculiarmente destructivo, porque encadena de forma permanente el comercio bajo el manto del patriotismo".

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Una Modesta Propuesta del Dr. Walter Block

07/27/2018Walter Block

Recientemente di clases en la Universidad Mises. Esta experiencia semanal es lo más destacado de todo mi año profesional, como lo ha sido durante estas décadas. (Cuando empecé, era un niño terrible...

¡Si estás leyendo esto, deberías apoyar al Instituto Mises todos los meses!

Recientemente di clases en la Universidad Mises. Esta experiencia semanal es lo más destacado de todo mi año profesional, como lo ha sido durante estas décadas. (Cuando empecé, era un niño terrible, ahora soy un viejo idiota. No sé lo que pasó. El tiempo pasa rápido cuando te estás divirtiendo). Es un honor trabajar con mis colegas en el personal académico. Los estudiantes, como siempre, fueron excelentes. Presumiblemente, en los próximos años, más de unos pocos se convertirán en profesores de la UM, ya que son aproximadamente la mitad de los estudiantes actuales de la facultad de la UM.

Gracias a Lew Rockwell, Jeff Deist, Joe Salerno, Pat Barnett y algunas docenas de otros miembros del personal del Instituto Mises. Lew comenzó con toda la institución, Jeff es el presidente del IM, Joe armó todo el programa de la UM, y Pat es la excelente administradora de la operación.

¿Quién es el hombre olvidado? ¿Quiénes son ellos, de forma que, sin su apoyo, toda la institución caería al suelo? ¿Nunca se ha podido comenzar desde el principio? Te daré una sola conjetura. Sí, son los donantes, por supuesto. Debo quitarme el sombrero, porque sin estas personas generosas, literalmente, no habría ningún Instituto Mises.

Tuvimos alrededor de 200 estudiantes en la UM de este año. La mayoría de ellos están en las etapas de sus carreras, donde todo lo que tienen es brillantez y entusiasmo. Ni los estudiantes de pregrado ni los graduados tienen mucho dinero para donar al IM. Sin embargo, durante esa semana tuve ocasión de pedirles a cada uno de ellos que contribuyeran $ 5 anualmente (hasta que tengan más dinero) al Instituto Mises (por cierto, yo mismo doné un poco más que eso). ¿Por qué hice esta súplica? En realidad, no es que los $ 1000 que se recaudarían de esa manera si todos los asistentes cumplieran con mi pedido deletrearían la diferencia entre el éxito y el fracaso. Sí, cada $ 1000 ayuda, y le agradecería a cualquiera que pueda darse el lujo de donar esa cantidad, o más. No, la razón por la que pedí a todos los estudiantes que contribuyeran con esta pequeña suma relativa de dinero fue bastante diferente.

Fue esto. Las personas adineradas serán más propensas a contribuir con fondos al IM, y más aún, si esta institución tiene muchos donantes. No les gusta ser los únicos que apoyan financieramente una organización como el IM. Además, cuantas más personas contribuyan al IM estos $ 5 por año que pido, menor será la donación promedio. Eso también alienta a los grandes donantes potenciales a contribuir en primer lugar y en mayores cantidades.

Ahora extiendo mi súplica de los aproximadamente 200 estudiantes que asistieron a la UM en el 2018, a todos aquellos que están leyendo estas palabras. Por favor, done $ 5 al IM (Yo bajaría esto a $ 1 por año, pero, gracias a la alimentación, eso no equivale a dos centavos, por así decirlo). Si todos los lectores de LewRockwell.com lo hicieran, no sería, para ser completamente honesto, ayudar mucho, directamente. Pero sería de inmensa ayuda indirectamente, para alentar donaciones más grandes.

Por lo tanto, los estudiantes afectados por la pobreza y otras personas pobres, por favor profundícense en sus bolsillos y tomen hasta $ 5. Puede hacerlo en este enlace de fácil acceso: mises.org/giving/now.

Seré el mejor amigo de todos los que cumplan con esta solicitud mía.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La vía de Trump al socialismo

07/24/2018Tho Bishop

Hoy la administración Trump está anunciando un plan de rescate de 12.000 millones de dólares para los granjeros afectados por la respuesta a los aranceles de la administración Trump. Como informa Político:

El plan de la administración se espera que emplee dos programas de apoyo a productos en el sector agrario, así como la amplia autoridad del Departamento de Agricultura para estabilizar la economía agrícola en tiempos de confusión, comprando los excesos de oferta. También se espera que el plan se centre el proporcionar ayuda al sector lácteo en concreto, dijo una de las fuentes.

Se lleva trabajando meses en el plan. Busca asegurar que los granjeros y rancheros de EEUU (un electorado clave para el presidente Donald Trump y los republicanos) se lleven la peor parte de una escalada en la guerra comercial con China, la Unión Europea y otras grandes economías al seguir la administración una postura agresiva para reequilibrar las relaciones comerciales de Estados Unidos.

Los movimientos de Trump para imponer aranceles a algunos de los mayores compradores a Estados Unidos en el extranjero han motivado represalias contra bienes agropecuarios del país como el porcino, el vacuno, las semillas de soja, el sorgo y diversas frutas. El plan de ayuda comercial de la administración es también un intento de apuntalar el apoyo de una parte del electorado rural con la vista puesta en las próximas elecciones intermedias.

A pesar de la afirmación del presidente de que los aranceles son “lo mejor” y las guerras comerciales son “fáciles de ganar”, las represalias económicas eran fáciles de prever. De hecho, mientras el éxito político de Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez han colocado el “socialismo democrático” al corazón del Partido Demócrata, el nacionalismo económico de Trump amenaza con abrir el camino hacia el mismo destino.

Después de todo, los aranceles de Trump no son solo un nuevo impuesto para los estadounidenses, sino una política de elegir directamente ganadores y perdedores en la economía. Por ejemplo, los intereses de los trabajadores del acero se ponen por encima de los intereses de consumidores y granjeros. Esto lleva al gobierno a usar dólares de los contribuyentes para apoyar a los granjeros. Por supuesto, este gasto significa que los consumidores pagadores de impuestos vuelven a verse perjudicados, al ser usados sus dólares para este nuevo programa social.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Medicare Parte D y la crisis de los opiáceos

07/16/2018Mark Thornton

Medicare Parte D es un programa de “derechos” relativamente nuevo que proporciona una subvención a los jubilados para las medicinas con receta. Está supuestamente pensado para ayudar a los ancianos, pero las que más se benefician son las empresas farmacéuticas. Iniciado en 2006, se pensaba que cubriría a 11 millones, ¡pero esa cifra era de 24 millones solo después de un año! No es sorprendente que los costes del programa se hayan disparado muy por encima de las proyecciones originales y se espere que continúen aumentando en el futuro.

La situación reciente se entrecruza con la crisis de los opiáceos. Los ancianos están recibiendo enormes cantidades de prescripciones de opiáceos usando este subsidio. Casi 5 millones recibieron tres o más meses de pastillas y casi 600.000 recibieron “cantidades extraordinarias” en 2017. Muchos ancianos están recibiendo prescripciones múltiples y usando múltiples prescriptores y farmacias. Indudablemente, algunos de estos usuarios extraordinarios están desviando pastillas para aumentar sus rentas, pero muchos corren riesgo de sobredosis y muerte.

Igual de indudablemente, esto no sería un problema si tuvieran que pagar el precio de venta al público.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

¿Qué es Tecnología "Avanzada"?

07/10/2018Mark Thornton

Durante la investigación de mi libro The Skyscraper Curse [La maldición del rascacielo], comencé a usar la frase "tecnología avanzada". Significa un medio de producción que actualmente está más allá de la capacidad de la sociedad o al menos algo que es "de vanguardia". Yo diría que también es útil en términos de la teoría del ciclo económico austríaco (ABCT) porque cuando las tasas de interés artificialmente bajas afectan la estructura de producción de una economía, típicamente induce la producción e introducción de nueva tecnología "prematura" que típicamente sólo aparecería en el futuro, como mucho.

Podríamos presenciar una tecnología avanzada de este tipo en el campus de la Universidad de Auburn — un albañil robot. El motivo de esta especulación es que las bajas tasas de interés han aumentado la cantidad de construcción y han elevado los costos, de modo que las nuevas tecnologías en forma de albañiles robot se han apresurado a aliviar el alto costo y la falta de mano de obra. Dos albañiles y el robot pueden colocar cuatro veces más ladrillos que los dos albañiles.

SAM100, abreviatura de MASON semiautomatizado, será el primero de su tipo en Alabama. Coloca más de 3.000 ladrillos por día, usando una cinta transportadora y un brazo robótico. La Auburn University y Construction Robotics se han asociado para dar vida a SAM en el campus.

La Construction Robotics, ubicada en Victor, Nueva York, creó SAM para "aprovechar empleos humanos, no reemplazarlos". De acuerdo con el MIT Technology Review, los albañiles humanos pueden colocar de 300 a 500 ladrillos por día, tres veces menos que SAM.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

El candidato de la Corte Suprema de Donald Trump ayudó a defender el Obamacare

07/10/2018Tho Bishop

Donald Trump hizo su segunda nominación a la Corte Suprema: el juez Brett Kavanaugh de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia.

En relación con los otros nombres que se discutieron, la selección de Kavanaugh podría verse como una victoria para la establishment.

Primero, defenderá el registro de jueces de la Corte con grados de Derecho de Harvard o Yale.

Segundo, tiene un currículum muy amigable con el “pantano”, que incluye una larga historia de trabajo legal para el Partido Republicano y una particular cercanía con la familia Bush. Después de haber trabajado en asuntos como la acusación de Clinton, el recuento de Florida del 2000 y los desafíos al Obamacare, el senador Dick Durbin lo describió como el "Forrest Gump de la política Republicana".

Curiosamente, una decisión que tomó con respecto a la Constitucionalidad de la Ley de Cuidado de Salud Asequible es lo que preocupa a muchos en la derecha. Aunque él disintió a la pregunta de si el proyecto de ley era constitucional bajo la Cláusula de Comercio, su opinión minoritaria dejó en claro que su objeción era a la jurisdicción del tribunal y no a la ley misma. Consideraba el mandato individual como un impuesto, lógica utilizada por el presidente de la Corte Suprema John Roberts para defender la ley.

Como Christopher Jacobs escribió para The Federalist:

Desde el punto de vista de Kavanaugh, el mandato podría encajar "cómodamente" dentro de los “poderes constitucionales” del Congreso, incluso si no toma una posición aquí sobre si el estatuto como está escrito actualmente es justificable, Kavanaugh concluye que 'la única deficiencia potencial de la Cláusula de Impuesto en la disposición del mandato individual actual parece ser relativamente leve’.

La atención ahora se dirigirá a los puntos de vista de Kavanaugh sobre Roe vs. Wade y si su nombramiento desafiará esa decisión. En Fox News, esta mañana, el juez Andrew Napolitano pensó que el historial explícitamente pro-vida de Kavanaugh como juez dificultaría el proceso de nominación, posiblemente empujando a Trump a nominar a alguien diferente. Ahora veremos cómo reaccionan los Republicanos moderados, como la senadora Susanne Collins, a la decisión.

Por supuesto, el hecho de que el nombramiento de un solo juez de la Corte Suprema justifique protestas en todo el país ahora estallando es simplemente un recordatorio de las fallas inherentes de un sistema que da tanto poder a nueve personas con túnicas negras.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

La izquierda autoritaria del Tribunal Supremo

06/28/2018Tho Bishop

La jubilación del juez del Tribunal Supremo, Anthony Kennedy, ha multiplicado por once la histeria política de Washington. Cuando vemos a personas adultas llorando en sus oficinas por la jubilación un juez, tal vez sea el momento de cuestionar si algún grupo de nueve personas debería tener alguna vez tanto poder sobre el paisaje político. Ryan McMaken defendía lo mismo después de la muerte de Antonin Scalia:

Expertos y políticos de todo el espectro nos dicen lo indispensable, impresionante y absolutamente esencial que es el Tribunal Supremo. En realidad, deberíamos estar buscando maneras de socavar, paralizar y forzar al Tribunal a la irrelevancia general. (…)

Si los estadounidenses quieren un gobierno que sea más probable que les deje en paz, deberían ignorar las súplicas para elegir a otro político que se limitará a nombrar a otro donante o aliado político para el Tribunal. Por el contrario, gobiernos estatales y locales debería buscar constantemente ignorar, anular y en general no considerar las sentencias del Tribunal cuando vayan contra la ley y las instituciones locales donde (muy al contrario que en el Tribunal Supremo) los ciudadanos comunes tienen alguna influencia real sobre las instituciones políticas que afectan a sus vidas.

Curiosamente, su idea del Congreso imponiéndose a los tribunales (para erosionar la percepción del Tribunal Supremo como un actor apolítico) incluso está ganando enteros en círculos interesantes.

Al ver lo mucho que está ahora en juego, el Partido Demócrata se enfrenta a una gran cantidad de críticas a toro pasado sobre cómo gestionaron la vacante tras Scalia. La mayoría concede ahora que su soberbia les hizo asumir que Hillary Clinton ahora sería presidenta y que el voto de Gorsuch lo mantendría un juez a la izquierda de Merrick Garland. Su clara estrategia ahora es un intento desesperado de retratar a Mitch McConnell como un hipócrita por impulsar una nominación judicial en un año electoral. Esta estrategia evidentemente fracasará porque McConnell es un conocido hipócrita y la política trata sencillamente acerca del poder, no de las normas legislativas.

Cuando este intento demuestre ser inútil, creo que en la próxima estrategia será la confrontación. De forma similar a lo que hemos visto esta mañana con las protestas delante de las oficinas de la Aplicación del Control de Inmigración de Washington, la base activista del Partido Demócrata tomará las calles mientras sus expertos aliados harán del reemplazo de Kennedy el último baluarte del mundo civilizado. Será la tercera o cuarta secuela de una franquicia todavía más cansina que la Guerra de las Galaxias: una batalla entre la valiente resistencia frente a un régimen de un Trump autoritario decidido a erosionar los derechos de todos los estadounidenses que no sean blancos, hombres y heteros.

Este capítulo concreto de la historia de la “amenaza autoritaria” se hace cada vez más entretenido cuando consideramos esta última temporada del Tribunal Supremo. Como señalaba astutamente Sean Davis, de The Federalist, tres de los casos más importantes de la lista de este año mostraban a la rama “liberal” del tribunal votando a favor de una participación forzosa:

NIFLA v. Becerra, una sentencia 5-4, defendía el derecho de los centros de fertilidad contrarios al aborto a no ser obligados legalmente a proporcionar información acerca de servicios de aborto, anulando un decreto de California de 2015. La importancia de esta legislación no es solo grande para el asunto del aborto, sino que tiene muchas más ramificaciones que impiden los decretos del gobierno en otros aspectos médicos.

Janus v. AFSCME, otra sentencia 5-4, protegía a los funcionarios no sindicalizados frente a la obligación de pagar cuotas sindicales contra su voluntad. Evidentemente, ninguna institución debería tener ese derecho (ni siquiera el gobierno), que lleva los dólares de los empleados a ayudar a promover causas (incluyendo campañas políticas) con las que están personalmente en desacuerdo.

Masterpiece Cakeshop v. Colorado, el tristemente célebre caso de la tarta de boda gay fue otro claro ejemplo de participación forzosa. Aunque esta fue una victoria legal para los pasteleros afectados, la propia sentencia se convirtió en bastante estrecha y filosóficamente en un agujero al centrarse en las acciones de la Comisión de Derechos Civiles de Colorado y su clara hostilidad hacia la fe cristiana. Como tal, los jueces Kagan y Breyer se unieron a la mayoría. Esto solo hace que la oposición de los jueces Ginsberg y Sotomayor resulte más alarmante. (En defensa de los cuatro miembros de la izquierda del tribunal, votaron con el juez Roberts en Carpenter v. United States, un importante caso de privacidad electrónica. No hace falta decir que los impulsos autoritarios no residen únicamente en las togas de la izquierda).

Así que repito, lo que debería quedar claro es que a la izquierda no le preocupa el “autoritarismo”, sino sencillamente perder la capacidad de aplicar su voluntad a la gente. En su defensa, esta respuesta es una preocupación justa y razonable: ninguna persona debería verse obligada a vivir bajo un gobierno explícitamente hostil a sus visiones del mundo.

¿Así que qué debería hacer una minoría política? Tal vez empezar leyendo algo de Jeff Deist.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Civismo y propiedad frente a política

06/27/2018Jeff Deist

Las llamadas al civismo en la política no son nada nuevo y el incidente con respecto a la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un restaurante ha generado un mucho humo, pero poco fuego desde ambos falsos bandos de este no debate/no problema.

Supongo que deberíamos estar contentos cuando los derechos de propiedad se convierten en parte del debate. Es sano que nuestros amigos progresistas de izquierda desarrollen una ética circunstancial de la propia privada. Por supuesto, los dueños de propiedades tienen el derecho ilimitado para expulsar a personas o rechazar atenderlas. Y por supuesto deberíamos ser todos educados con aquellos que no comparten nuestras opiniones. Las interacciones cotidianas que hacen cualquier sociedad al menos tolerable, si no sana, conllevan costumbres e intereses mutuos, no leyes positivas.

Pero la libertad requiere propiedad y el civismo requiere sociedad civil. Cuando los políticos del estado sirven como los principios organizativos más importantes de la sociedad, los derechos de propiedad y la cohesión social acaban necesariamente sufriendo. La falta de civismo es una característica, no un defecto, de una sociedad muy politizada. Es también una característica de unos Estados Unidos en los que demasiadas cosas son decididas por el gobierno federal o su superlegislativo Tribunal Supremo.

¿Qué tipo de sociedad sana delega en los debates sobre sentencias judiciales, sentencias decididas por solo unos pocos jueces votando de una manera u otra? ¿Deberían 320 millones de personas tener que preocuparse tanto acerca de cinco o siete jueces del tribunal supremo?

Es difícil argumentar a favor del civismo en escenarios políticos en los que el ganador se lleva todo. De hecho, es una receta para el hiperpartidismo, la “otredad” y el tribalismo. No tiene sentido lamentar una pérdida de civismo y luego argumentar a favor de superar nuestras diferencias votando con más dureza y demandando más a los otros.

Ludwig von Mises fue testigo del colapso de la civilización de los Habsburgo, el auge del nazismo en Austria y Alemania y dos terribles guerras europeas: una serie de acontecimientos mucho más allá de la mera falta de civismo. Su respuesta a la barbarie real era el liberalismo real, destilado en su forma más pura en una palabra: propiedad. “Si la historia pudiera enseñarnos algo, sería que la propiedad privada está ligada inextricablemente a la civilización”, nos dice Mises en el libro apropiadamente titulado Gobierno omnipotente.

Pero la propiedad hoy no es parte del programa progresista; por el contrario, la propiedad privada está bajo un serio ataque no solo por los crecientes “socialdemócratas”, como Alexandria Cortez y Bernie Sanders, sino también por fuerzas proteccionistas y mercantilistas en la administración Trump.

De hecho, solo los libertarios creen en la posesión completa (es decir, el control completo) de la propiedad privada. No es precisamente un argumento innovador en este momento: Murray Rothbard ya lo daba hace 50 años. Pero nadie en política o medios de comunicación cree realmente en esto o argumenta a su favor. En el contexto de los inmuebles, los derechos completos de propiedad requerirían que no hubiera impuestos a la propiedad, normas urbanísticas, permisos ni códigos de construcción, una completa libertad para despojarse o vender a voluntad y, sobre todo, control completo acerca de quién entra y a quién se le obliga a salir. Este tipo de propiedad privada no está disponible para pasteleros o restaurantes pintorescos del sur.

Estados Unidos lenta pero constantemente ha ido perdiendo su sentido robusto de la propiedad privada, el alma de una sociedad libre. Esto se ha producido a través del estado fiscal y regulatorio, anulando el caso Lochner y deshaciéndose del proceso debido sustantivo económico, a través de lecturas absurdas de la cláusula de comercio, a través de la creación de instituciones administrativas completamente fuera de la constitución y a través de la creación de una forma inferior de propiedad llamada “locales públicos”.

Al renunciar a la propiedad hemos renunciado al liberalismo y a la sociedad civil. Al insistir en el control político sobre grandes áreas de los asuntos humanos hemos renunciado al civismo por la fuerza.

Recordad que la política es un juego de suma cero. Los dueños del restaurante consideran a Sarah Sanders una amenaza, como alguien que va a dañarles si prevalece su (de Trump) administración. El problema no es que los dueños actuaran absurdamente, ni tampoco el incoherente argumento de que Trump de alguna manera está por encima de la mediocridad relativa de los anteriores presidentes. La escena en el restaurante Red Hen fue el resultado de la percepción no injustificada de los dueños de que el sistema político de EEUU derrota al pueblo. Para evitar ser derrotados deben derrotar a Trump, al menos en su opinión.

Idealmente, cuando los propietarios del restaurante piden a Ms. Sanders que abandone el restaurante, esta sencillamente debería haberse encogido de hombros y haberse ido en silencio. Lo que aparentemente hizo, aunque supuestamente fue perseguida y acosada en un restaurante de esa calle. Lo que resulta desafortunado no es solo la falta de civismo en Twitter que siguió al incidente, ni los desagradables artículos que afirman que se está gestando una guerra civil, sino más bien nuestra ceguera a la hora de entender a dónde llevan la “democracia”, la política y la falta de respeto por la propiedad privada.

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2